El pastel de choclo es una de las comidas típicas favoritas de miles de chilenos y chilenas. De hecho, de acuerdo a una encuesta realizada por un portal hace algunos años cuando Chile se acercaba a su bicentenario, cerca del 22,4% de los y las participantes dijeron que esta elaboración culinaria era su comida casera favorita, posicionándose en el primer lugar de las preferencias en esta categoría.

Quizás es hora aprender a hacer tu propio pastel de choclo y sorprenderte con lo exquisito que puede llegar a ser un plato hecho con tus propias manos.

A continuación te presentamos todo lo que necesitas saber para hacer esta elaboración popular en Chile.

El origen del pastel de choclo

A pesar de ser una de las comidas típicas de Chile, la verdad es que su origen, de acuerdo a diferentes estudios, se ubica en Perú. Aunque sobre esto no hay consenso y muchos científicos y científicas proponen que esta elaboracion nació durante la época de la colonia.

En ese tiempo, este consistía en una elaboración mestiza en la que se encuentran el pino propio del área gastronómica de España con la pasta de maíz chilena.

Pastel de choclo para llevar
En muchos lugares podrás encontrar bandejas de esta rica elaboración gastronómica.

En los inicios de esta elaboración, solo se encontraba en las mesas de los sectores rurales o festividades del campo, algo que cambió con los años. Se cree que su llegada a la capital de Chile se produjo en el siglo XX, época en se comenzaron a desarrollar masivas migraciones desde las zonas campestres a la ciudad. Esta elaboración nunca fue considerada en las mesas más distinguidas y elegantes del joven Chile. Estuvo siempre ligado a celebraciones campesinas y cocinas de zonas rurales, convirtiéndose en el centro de atención culinaria.

Actualmente, este plato se encuentra popularizado en casi todo el país, convirtiéndose en la elaboración favorita de miles de chilenos y chilenas.

Prueba cocinando una rica cazuela de pollo y sorprende a tus invitados y/o invitadas.

Este platillo también se puede encontrar en otros países latinoamericanos como Perú, Bolivia y Argentina, desde donde podría haber llegado hasta los campesinos de nuestro país.

El pastel de choclo está presente en todas las cartas de restaurantes que ofrecen comida típica criolla, así que no será difícil encontrar una exquisita versión de esta comida criolla.

Ya entre el siglo XIX y XX, cuando llegaban viajeros de diferentes partes del planeta a visitar estas tierras, escribían en sus diarios sobre exquisitos manjares como las humitas, la carapulca o el pavo relleno, entre los cuales también era resaltada un exquisita tarta cubierta con maíz en cuyo interior llevaba carne, ajíes y diferentes especias. Se referían al incipiente pastel de que protagonizaría las mesas de Chile.

Pero para ser exactos, estas historias se ubican en Perú y no hay referencias a que este platillo haya nacido acá, algo que no es impedimento para haberse transformado en una de las preparaciones más queridas en este país.

La receta pastel de choclo se puede hacer en diferentes variedades, pero la mayor parte de ellas conservan lo básico de su elaboración.

Se trata de un producto de la cocina chilena de dilatada tradición, protagonista de muchas mesas de los hogares de nuestro país.

¿Cómo hacer un pastel de choclo tradicional?

A pesar de lo que pueda parecer, hacer un pastel de choclo no es una tarea demasiado compleja, aunque requiere del conocimiento suficiente para lograr que sus componentes se encuentren en la medida perfecta.

Te presentamos una pastel de choclo receta tradicional para que puedas conseguir este rica elaboración con tus propias manos.

Ingredientes para un pastel de choclo tradicional para 6 personas

  • 10 choclos grandes
  • 3 cebollas picadas
  • 300 gramos de posta molida
  • 6 presas de pollo
  • 2 cdas. de pasas
  • Orégano
  • Comino
  • 1 cucharadita de ají de color
  • 1/2 de leche
  • 3 cdas. de aceite
  • 2 huevos duros
  • 12 aceitunas
  • 3 cucharadas de azucar granulada
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

Antes de comenzar, debes tener los choclos rallados o picados y molidos, las cebollas picadas finamente, las presas de pollo cocidas o asadas y los huevos duros rebanados.

Lo primero que harás será poner el choclo molido a cocinar en una cacerola a fuego suave. Revuelvelo hasta que alcance el hervor dejándolos unos minutos así para que pierda su sabor crudo. Mientras que este se va espesando al cocinarse, ve añadiendo pequeñas cantidades de leche hasta que notes que la mezcla va adquiriendo cremosidad y es untable. no dudes en añadir más leche si ves que sigue muy espeso. Y termina este paso agregando sal y pimienta a tu gusto.

Choclo sobre tabla de cocina
Escoge la mazorza perfecta para hacer una pastelera deliciosa.

¿Te gustaría probar el curanto? Inténtalo con una recetas única.

Luego, pon aceite en otra olla y añade la cebolla para saltearla hasta que adquiere una especie de transparencia, tras lo cual tienes que ponerle el ají de color, el camino, la pimienta, el orégano y la carne molida. Agrégale también sal a gusto y pimienta, dejándola cocinar por unos 10 a 15 minutos revolviendo de vez en cuando a fuego suave.

Luego de tener listo toda la carne y la cebolla bien sofrita, verter en una fuente  en moldes individuales, distribuyendo también los otros componentes: los trozos de ave, las pasas, las aceitunas, las rebanadas de huevo y cubre todo esto con la mezcla recién preparada de los granos de maíz.

Para concluir, pon un poco de este endulzante en la superficie y déjalo en el horno hasta que se caliente y la parte de arriba se dore.

Sin embargo, el azúcar también puede ir añadida de otras maneras, añadiendo otras variantes. Por ejemplo, puede ser incorporada a la pasta o, incluso, no agregarlo a la reparación y luego ofrecer a los y las comensales un pocillo con azúcar para que puedan agregar a su gusto.

Las humitas, otra elaboración de choclo típica de Chile

Otra elaboración muy conocida del ámbito gastronómico chileno que guarda similitudes con el pastel de choclo al tener como ingrediente base este maíz es la humita. Este nombre deriva de la palabra quechua humint'a y consiste en una comida cuya elaboración se encuentra principalmente basada en los granos de maíz.

Se trata de una comida consumida especialmente en los países andinos Perú, Argentina, Ecuador, Bolivia y Chile.

El nombre humita proviene del quechua «humint'a» que tiene como significado en castellano «pan de maíz».

A continuación te mostramos cómo se hacen las famosas humitas.

Ingredientes para 16 humitas

  • 12 choclos humeros grandes
  • 4 cucharadas de chuchoca
  • 2 cebollas grandes
  • 2 cucharadas de mantequilla o manteca
  • 1/2 taza de leche
  • 1/4 de cdta. de pimienta
  • 1 cucharada de ají de color
  • 2 cucharaditas de sal
  • Albahaca
  • Ajíes verdes
  • Pita o cordel de cocina

Preparación

Lo primero que debes hacer es cortar la base de los choclos y guardar sus hojas para más tarde, ordenándolas en 16 parejas. Después termina de pelar los choclos y quítales todos los hilos, para luego degranarlos con cuchillo de tamaño grande.

Posteriormente, deberás tomar los granos y pasarlos por una moledora o procesadora de alimentos hasta que el grano quede picado finamente.

Luego, busca una cacerola ojalá de fondo grueso y pon a calentar la manteca o la mantequilla junto a la cebollas y freirla hasta que se dore por unos 10 minutos aproximadamente sin olvidarse de revolver periódicamente. Ahora es el momento de añadir el ají de color, la sal, la pimienta y los ajíes revolviendo constantemente.

Choclo sobre fondo negro
Para este platillo es necesario primero sacar los granos de la corona del maíz.

Ahora tienes que agregar lo que te quedó de los granos picados junto a la leche y dejar que hierva revolviendo bien, hasta ver que comienza a espesar, momento en el que deberás añadir la albahaca y la chuchoca si se desea lograr un mayor espesor, puesto que la mezcla debe quedar con un aspecto firme.

Esta debe ser depositada en las hojas abiertas del maíz, tras lo cual deberás doblar primero los lados y después las puntas hacia el interior. Utiliza una pita para cerrar la humita y darle su característica forma.

Esta deberá quedar en una olla hirviendo con mucha agua con sal, donde tendrán que quedar sumergidas por unos 30 a 40 minutos, tras lo cual se recomienda servir inmediatamente, acompañándola con una sabrosa ensalada chilena, otra típica elaboración de la cocina de nuestro país.

No hay quien se resista a un abundante plato de porotos granados, así que tienes que aprender a prepararlos.

El origen de la humita se remonta a la época precolombina y en otros países recibe el nombre de tamales, especialmente en Centroamérica, donde se le añade carne de diferentes animales.

Esta elaboración típica de Chile es parte del debate entre personas que las prefieren dulces y otras saladas, algo de lo que te hablaremos mas adelante.

Tips para preparar el mejor pastel de choclo

Si bien preparar un pastel de choclo no es demasiado complicado, existen algunos «secretos» compartidos por años de conocimiento popular que establece algunos lineamientos a seguir para que quede espectacular.

Pino de carne
Muchas personas coinciden en que dejar la carne y la cebolla preparadas desde la noche anterior le entrega un sabor mejorado.

A continuación te presentamos algunos de ellos:

  • Para que la combinación de carne y cebollas adquiera un mejor sabor, muchos experots y expertas aseguran que es muy útil dejarlo hecho la noche anterior.
  • Si la acidez de la carne y la cebolla es algo que te molesta o hace mal, puedes bajársela agregando una cucharadita de azúcar cuando estés en la mitad de su proceso de cocción.
  • En caso de que quieras espesar el juego que arroja el pino, utiliza un poco de harina disuelta en agua y agrégalo a la mezcla sin dejar de revolver y dejándolo cocinar por unos 10 minutos más.
  • Para obtener una rica pastelera suave y sin hollejos, lo mejor será que la pases por un colador.

Conoce la receta para hacer una versión vegetariana de este plato típico de la gastronomia nacional

En una época en la que existe cada vez mayor conciencia acerca de nuestro entorno y los seres vivos que nos rodean, muchas personas buscan una forma de no renunciar a los manjares de la gastronomia tradicional sin utilizar componentes animales.

A pesar de lo que muchos y muchas que comen carne puedan pensar, casi siempre es posible encontrar la manera de reemplazar la carne por otro producto de fuente no animal.

En el caso de este popular platillo chileno, para que sea apto para vegetarianos y vegetarianas, los productos necesarios para su elaboración son:

  • Para rellenar:
    • 1/2 kilo de champiñones, los que se deben cortar en cubos
    • 1 cebolla picada en cubitos
    • 1 cucharada de aceite
    • Comino
    • Orégano
  • Para la pastelera
    • 10 choclos pasteleros
    • 1 cucharada de mantequilla
    • 3/4 de taza de leche
    • 5 hojas de albahaca
    • 3 huevos duros
    • Aceituna negras
    • Sal

Lo primero que deberás hacer para el relleno es poner a calentar en una sartén grande una cucharada de aceite, luego, deberás agregar la cebollas, la que deberás cocinar hasta que se encuentre completamente transparente. Una vez que ya se encuentre en ese estado, añade los champiñones y sigue cocinando hasta que estos ya se encuentren cocidos y el líquido que sueltan ya se haya evaporado. Luego, agrega 1. cdta. de comino y otra de orégano, seguir cocinando por un minuto más y luego reservar.

Cebollas apiladas
Te presentamos una de las protagonistas de casi todos los platillos típicos de Chile.

Para la realización de la capa de maiz deberás sacar los granos de la coronta y procesarlos hasta que obtengas una pasta la que deberás añadir a la cucharada de mantequillas previamente calentada, tras lo que deberás cocinarla por unos dos minutos. Después incluye los 3/4 de taza de leche y sigue revolviendo hasta que veas que el contenido se comienza a volver espeso. Ahora añade una cdta. de sal.

Ya es hora de dividir la elaboración de champiñones en unas 6 porciones  en moldes enmantequillados, junto a las aceitunas y huevo duro para luego tapar todo con la pasta y calentar todo en el horno a una temperatura de 190º C por unos 30 o 35 minutos. Tambien puedes añadir queso rallado encima antes de ponerlo en el horno.

Versión vegana

Para quienes llevan una dieta vegana, la recetas anterior no sirve, puesto que lleva productos lácteos y huevos, principalmente. Sin embargo, puedes remplazar la primera por una bebida de soya u otro origen vegetal.

Además, puedes hacer el pino con con tofu o ceitán y simplemente eliminar el huevo de la lista, utilizando pasas, aceitunas y también trozos pequeños de otros vegetales. Mientras que en vez de mantequilla puedes optar por un aceite de origen vegetal, como el de maravilla.

Su elaboración es muy similar a las recetas anteriores, solo que esta vez deberás añadir al sofrito el tofu o el ceitán junto a los condimentos y cocinar por unos 6 minutos desde que las cebollas estén transparentes.

Ya no tienes excusas para deleitar a tus seres queridos con esta deliciosa preparación, y si no te sientes listo o lista, toma unas clases de elaboración gastronómica.

¿Dulce o salado?

Esta es una pregunta que ha divido a chilenos y chilenas desde hace mucho tiempo. Para algunos y algunas resulta imposible entender cómo puede haber gente que le agrega el endulzante a su porción, mientras que otros y otras piensan lo mismo de quienes no lo hacen.

De esta forma, esta elaboración en base al maiz se suma a otras batallas culinarias que parece no encontrar forma de resolverse, como la pizza de piña, cuya unión del queso con la fruta tropical no ha hecho más que generar divisiones en todo el mundo.

El principal problema ocurre con quienes piensan que el azúcar debe ser parte de la elaboración desde sus inicios, por lo que no bastaría con agregarle el endulzante una vez que ya está lista tu elaboración gastronómica. En muchas cocinas y mesas de nuestro país suelen generarse entretenidos debates al respecto.

Tambien es parte de este debate quienes son amantes de las humitas. Muchos y muchas le añaden el andulzante a esta preparación, lo que acerca su sabor al de un pastel de choclo. Sin embargo, hay muchas otras personas que consideran errónea esta costumbre y prefieren añadir sal a la humita, acompañándola también de ensaladas de tomate solo o ensalada a la chilena.

Algo similar ocurre con las pasas. Es común encontrar estados en las redes sociales de personas que manifiestan un total aborrecimiento hacia este grano de uva disecada cuando acompaña comidas típicas de nuestro país, como el que protagoniza este artículo y la empanada de pino, por ejemplo.

Azúcar en una cuchara
El producto de la discordia gastronómica.

Son muchas las personas que no están acostumbradas a combinar frutas con otros productos como la carne, el huevo duro o la cebollas y es muy difícil saber cuántas son en un almuerzo o un evento numeroso. Por lo general, quienes reniegan de este fruto seco deben conformarse con apartar cada pasa antes de comerla.

Otras elaboraciones culinarias que provocan este tipo de polarizaciones son el tomate y si es o no agradable comerlo con su cáscara. Incluso, cuando muestran el trabajo de importantes chef, es posible observar las diferencias entre uno o una y otro u otra. Mientras que en los últimos meses del año, es el pan de pascua quien protagoniza estas discusiones, ya que una parte defiende la presencia de fruta confitada y la otra reniega de ella.

En el caso de este delicioso pastel elaborado con maíz, si eres de quienes lo prefieren salado, encime se suele poner queso, mientras que la otra parte simplemente le añade el endulzante, aunque, como te decíamos, muchos y muchas prefieren que lo dulce se le agregue desde el principio.

El pastel de choclo en otras zonas de Sudamérica

Esta preparación tambien se lleva a cabo en otros países de América del Sur, registrando algunas variaciones en su preparación pero manteniendo sus características más importantes.

En la zona del Río de la Plata, por ejemplo, se le conoce como tarta de choclo y pueden prepararse como una masa crocante así como también esponjosa, dependiendo de los gustos de cada comensal.  Su relleno suele estar hecho de verduras que se saltean o de cebollas que se fría con el andulzante quemado.

En la región conformada por Paraguay y parte de la zona norte de Argentina y del sur de Brasil esta elaboración se conocida como «chipa de guazú», el que suele llevar mandioca, zapallo y los otros productos que ya usamos en Chile para hacer este exquisita comida.

Se trata de una comida originaria de los y las guaraníes, siendo parte de las más de 70 comidas chipa.

Encuesta: ¿qué lugar ocupa esta elaboración de maíz entre las preferencias culinarias de los chilenos y chilenas?

La gastronomía nacional ofrece una importante variedad de elaboraciones gastronómicas que deleitan el paladar de miles de personas que habitan esta larga y angosta faja de tierra y tantos otros y otras repartidos y repartidas alrededor del mundo.

Debido a la dictadura, muchos chilenos y chilenas se vieron en la obligación de abandonar el país, lo que ha provocado que encontrarse con alguien de esta nacionalidad por todo el planeta. Esto ha hecho que en múltiples ciudades de la Tierra sea posible encontrar espacios gastronómicos dedicados a los platillos criollos.

En estas mesas, el típico pastel de choclo es uno de los protagonistas. Sin embargo, hay otras elaboraciones culinarias provenientes de las cocinas chilenas que cuenta con gran popularidad tambien. En este plano, podemos preguntanos qué lugar se ubica este platillo en las preferencias de los chilenos y chilenas.

Plato con cubiertos en una mesa
¿Qué comemos los chilenos y chilenas?

Con el fin de dar respuesta a esta duda, la reconocida (aunque muy cuestionada) empresa de encuestas Cadem ha desarrollado durante los últimos años la Encuesta Chilenidad en la que se miden diferentes aspectos que parecen conformar la identidad nacional.

Tras la pregunta «¿Cuál dirías que es el plato típico que representa mejor a la comida chilena?», esta elaboración de maíz se ubica en el tercer lugar el año 2019, con un 22% de las preferencias, por debajo del 46% que mencionó las empanadas y el 43% que escogió la cazuela.

La preparación hecha en base al choclo registró un nuevo decenso respecto a los anteriores. Si bien en 2017 tuvo un incremento de cinco puntos porcentuales en comparación al periodo anterior, en 2018 bajó al 24%, disminuyendo dos puntos porcentuales más el año pasado.

Las otras comidas típicas que mencionaron las personas encuestadas son los porotos granados, el asado, el charquicán, el curanto, las humitas, el arrollado de huaso, las sopaipillas, la pichanga, el pernil, entre otros de menor presencia.

¿Necesitas un/a profe de Cocina?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 voto(s)
Loading...

Jordán

Periodista. He trabajado como encargado de redes sociales de diferentes medios de comunicación. Mis principales intereses son la literatura, la cultura y los medios digitales.