Es casi un hecho que en Chile el número de personas que se preocupan por su alimentación va en aumento. Así lo dice, al menos, una encuesta realizada por Adimark en colaboración con Jumbo, que arrojó que cerca del 65% de los chilenos y chilenas intenta llevar una dieta equilibrada y saludable.

A pesar de que los índices de sobrepeso y obesidad todavía son abismantes en nuestro país, parece importante este cambio de estilo de vida que algunas personas han estado dispuestas a llevar.

Se estima también que cerca de un 25% de los encuestados y encuestadas dicen preferir cocinar en la casa, lo que les ayuda a consumir la dieta balanceada que desean. Esto adquiere mayor fuerza aún en la población que se cataloga como millennial y los segmentos socioeconómicos más altos.

Para preparar los mejores platos de la gastronomía chilena en tu casa debes conocer muy bien las recetas.

A continuación te dejamos con uno de los platos típicos de la comida chilena que debes conocer si quieres variar tu alimentación: el curanto.

El origen del curanto

El curanto es una preparación de carácter milenario, propia del pueblo mapuche. El habitante de Chiloé fue conformando su dieta en función de los productos que le ofrecían su entorno, razón por la cual se cree que los primeros curantos llevaron pescados, mariscos y papas.

La palabra curanto es una derivación de «kurantu», lo que en mapudungun significa «pedregal», haciendo referencia a la forma en que se hace la cocción de los ingredientes.

Así, de acuerdo a la Real Academia de la Lengua, curanto significa «comida a base de legumbres, mariscos o carne, cocida sobre piedras muy calientes en un hoyo que se recubre con hojas».

Es difícil encontrar a una persona del sur de Chile que no haya deleitado sus sentidos con un sabroso curanto. Se trata de un plato típico del archipiélago de Chiloé, conocido también en la zona del bosque andino patagónico de Argentina.

Milcao frito en plato
Preparaciones como el milcao son parte de lo que se coloca en el curanto al hoyo.

Sin embargo, con la llegada de los españoles, se introdujo en esta zona otros tipos de carnes como la de cerdo o las aves de corral, los que se comenzaron a agregar a esta preparación, produciéndose una fusión cultural gastronómica.

Es característica de esta preparación llevarla a cabo en medio de un ambiente festivo o de reunión, convirtiéndose en la excusa perfecta para compartir en comunidad.

De hecho, es una costumbre generalizada por la zona de Chiloé y sus alrededores que al finalizar la etapa de la comida comience una celebración baile y bebidas como la chicha de manzana, místelas u otros licores.

Hay que tener cuidado de no confundirlo con métodos de preparación utilizados en otras partes como el hāngi  de Nueva Zelanda, el kalua de Hawai y el umu pae de Isla de Pascua, los que a pesar de utilizar, al igual que el curanto, piedras calientes en un hoyo para su cocción, se diferencias en el tipo de mariscos, carnes y vegetales que se utilizan.

Los porotos granados también son muy fáciles de hacer y encantan al más complicado paladar.

Si viajas al sur de nuestro país y visitas la isla de Chiloé lo más seguro es que encuentres algún evento en el que se esté realizando un puré, disfrutando con gente de llugar y disfrutando de uno de los platos más típicos de la identidad chilota.

Además, también existe la opción de realizarlo a la olla, para poder adaptar esta exquisita preparación a las cocinas chilenas.

¿Cómo preparar un curanto?

La preparación de un curanto requiere de varios pasos e ingredientes, además del apoyo de diferentes personas. Un curanto al hoyo, la forma más típica de prepararlo, requiere del trabajo comunitario.

Ingredientes para un curanto chilote

  • 1 kilo de mariscos surtidos o diferentes tipos de pescado
  • 1 kilo de carne roja y carnes blancas
  • 1 kilo de longanizas
  • 1 kilo de papas
  • Milcao
  • Chapalele
  • Legumbres como habas, porotos o arvejas
  • Hojas de pangue
  • Piedras de tamaño grande.

Lo primero que haremos es preparar el milcao, un guiso hecho en base a papas ralladas y papas molinas que se ha convertido en uno de los acompañamientos típicos del curanto.

Curanto preparado en olla
También es posible preparar el curante en una olla.

Para esto, necesitaremos 2 kilos de papas, 2 cucharadas de manteca y una cucharadita de sal.

Lo primero que tenrás que hacer será cocer 1 kilo de papas para luego molerlas hasta que no quede ningún troso. El otro kilo de papas deberás rallarlas estando crudas y luego intentar botar toda el agua posible estrujándolas sobre algún mantel o paño.

Posteriormente, junta la papa molida con las papas crudas ralladas y agrégales manteca y sal, elaborando pequeñas masitas redondas.

Finalmente, mételas a la sartén precalentado con aceite y viértelas hasta comiencen a dorarse.

Otra preparación típica de la gastronomía chilena que debes conocer es la cazuela.

Por otra parte, a un curanto no debe faltarle el tradicional chapalele, que se hace con 2 kilos de papas, 1/2 kilo de harina, 2 cucharadas de manteca y sal a gusto.

Aquí también deberás lograr una especie de puré, por lo que pela las papas y ponlas a cocer hasta que estas ya se encuentren cocidas y suaves.

Una vez que tengas listo el puré es hora de añadir la harina, la sal y la manteca, para luego amasar y mezclar todos los ingredientes hasta lograr una masa homogénea que no se pegue en tus manos.

Tras alcanzar una masa suave, comienza a hacer unos bollos que tendrás que aplastar hasta llegar al tamaño de un plato pequeño. Puedes optar por hervirla en una olla, freírlos o bien, hacerlos en el horno, donde bastará que los dejes por unos 10 minutos.

Ahora que ya tenemos todos los ingredientes listos, es hora de buscar o cavar un hoyo de aproximadamente un metro y medio de profundidad donde se ponen piedras sobre las que se prende fuego para calentarlas. Es necesario esperar a que toda la leña se consuma y retirar las brasas para dejar al aire libre las piedras que ya se encuentran muy quemadas, demostrando incluso su calor con un color rojizo.

Para empezar, coloca los mariscos sobre las piedras calientes y luego tápalos con una hoja de pangue o de repollo. Sobre esta capa, poner las carnes rojas, blancas, papas, las legumbres y de nuevo tapar con hojas.

Añadir una última capa con el chapalele el milcao, preocupándote de sellarla bien, de lo que te puedes asegurar observando si se escapa o no vapor por los bordes. Una buena idea para evitar estos escapes es la de utilizar parte de la misma tierra que se sacó al cavar para tapar los posibles orificios por los que se escapa el calor.

Por lo general, su cocción suele durar un par de horas, tras las cuales deberás ir retirando las hojas de forma muy cuidadosa para no quemarte. Divide la comida en las porciones que desees.

¿Cómo preparar pulmay?: el curanto que se prepara en olla

El pulmay es conocido también como el curanto en olla requiere de los siguientes ingredientes para su preparación para entre 6 a 8 personas:

  • 600 gramos de mariscos con concha (choros, cholgas, almejas, etc.)
  • 6 presas de pollo
  • 1 costillar de cerdo ahumado
  • 2 longanizas
  • 7 papas medianas
  • 1 litro de vino blanco
  • 1 cebolla
  • 1 pimentón rojo
  • 1/2 diente de ajo
  • Ají color
  • 1 repollo
  • 250 ml de agua
  • 2 cucharadas de aceite

Primero que todo, deberás cortar la cebolla en cubitos pequeños al igual que el pimetón y picar finamente el ajo, además de cortar la longaniza y el costillar en trozos.

Para comenzar la preparación, pon a calentar a fuego medio el aceite en una olla grande y alta, donde deberás poner la cebolla y el pimentón rojo hasta que estén blandas.

Sorprende a tus comensales con un sabroso pastel de choclo.

Preparación curanto
Es importante asegurarse de tapar muy bien el curanto.

Luego, añade el ajo y el ají de color, dejando que se cocinen por un minuto, tras lo que tendrás que agregar las carnes, procurando dorarlas por todos lados.

Después agrega a la olla el agua y poner una capa de hojas de repollo, para poner en una segunda capa las papas y los mariscos. También cúbrelas con hojas de repollo y tápalo con un mantel o paño de cocina dejándolo cocinar por  cerca de media hora o hasta asegurarte de que la papa esté blanda.

Para servir, en una fuente coloca los mariscos, las carnes y las papas y ya es hora de disfrutarlas.

¿Necesitas un/a profe de Cocina?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 voto(s)
Loading...

Jordán

Periodista. He trabajado como encargado de redes sociales de diferentes medios de comunicación. Mis principales intereses son la literatura, la cultura y los medios digitales.