La pizza es una preparación italiana que de a poco se fue ganando el corazón de los chilenos y chilenas hasta convertirse en una de las comidas favoritas en nuestro país.

De acuerdo a una encuesta realizada por Adimark en 2016, cerca del 44% de los habitantes de la ciudad de Santiago compraban comida a domicilio de forma habitual, una cifra que actualmente debe ser mucho más alta gracias a la revolución del mercado del delivery que han significado aplicaciones como Uber Eats o PedidosYa.

A pesar de que pedir pizza a la puerta de la casa es muy fácil, no hay como comer una preparada en casa, con la cantidad de ingredientes que tú escojas y a un precio mucho menor.

Atrévete a elaborar tu propia masa de pizza, a escoger diferentes quesos y escoger diferentes ingredientes según tu gusto.

¿Prefieres la napolitana? ¿Te gusta más la española? ¿Las pizzas dulces son tus favoritas? En este artículo te mostramos cómo hacer una deliciosa pizza con la que sorprenderás a tus invitados o invitadas.

La historia de las pizzas

Como de su nombre se puede inferir, las pizzas son provenientes de Italia. Hoy es casi imposible encontrar a alguien que no haya degustado sus ingredientes favoritos sobre una masa esponjosa y con el grosor perfecto.

Pizza inflada
En el mundo han surgido diferentes variedades de la pizza.

Actualmente es posible encontrar una gran variedad de pizzas: con salsa de tomate, dulces, saladas. Se estima que en el mundo, cada año, se consumen más de 5 mil millones de pizzas.

A pesar de que la pizza surge en Italia, no es este país el principal consumidor del planeta. Este puesto lo ocupa Estados Unidos. La popularidad de la pizza en el mundo es tan grande, que se estima que cerca del 20% de los restaurantes de la Tierra son precisamente pizzerías.

Su historia comienza en la Antigüedad, específicamente en el año 997, época de la que se han encontrado las primeras señales del surgimiento de la pizza.

Respecto a la palabra «pizza», es posible hallar dos orígenes que son muy diferentes entre sí. Una parte de los investigadores e investigadoras cree que proviene de la palabra «bizzo», perteneciente al alemán, que significa «trozo de pan», mientras que otro grupo se inclina por la propuesta de que tiene influencias de la palabra «pitta» del griego, cuyo significado en español es «torta».

Con lo anterior, se cree que la primera pizza de la historia estuvo conformado por un pedazo de pan a la que la gente añadía cualquier tipo de ingredientes, aunque las formas que este trozo de masa tomaba en ese tiempo difiere mucho a lo que conocemos hoy.

Una versión de la Edad Media se parece más a la pizza que conocemos en nuestros días, en una época de pleno desarrollo económico.

Pero es durante la época en que en Italia se descubre el tomate y la leche de búfalo, ingrediente esencial para la elaboración del queso mozzarella, cuando se empieza a desarrollar esta comida más parecida a la de nuestros tiempos.

Fue particularmente en Nápoles donde los italianos e italianas empezaron a poner tomate sobre su pan, asemejándose a las actuales bruschettas, cuando la pizza italiana empezaba a tomar forma. En este momento empiezan a aparecer las primeras pizzerías. De hecho, hoy, la pizza napolitana es la más popular de todas.

La pizza margarita, por su parte, nació en el siglo XVIII, específicamente en 1780, cuando Raffaele Esposito decide denominar su pizza, elaborada con tomate y queso, con este nombre, con el fin de rendir honores a la reina Margarita. Se trata de una etapa en la que hasta la nobleza se entregaba los placeres de la pizza.

No pasó mucho hasta que la pizza italiana trascendiera las fronteras de su país hasta popularizarse por gran parte del globo terráqueo.

¿Cómo preparar la masa para una pizza?

De acuerdo a la opinión de muchos cocineros y cocineras, tanto aficionados o aficionadas como con una carrera profesional, lo esencial en una pizza es su masa. Será este el elemento básico para definir si está buena una pizza.

¿Eres del grupo de personas que prefieren la masa gruesa o fina? ¿La prefieres más crujiente o esponjosa?

Uslero y masa
La masa de la pizza es simple de hacer pero requiere de la atención adecuada.

A continuación te presentamos como preparar dos tipos de masas.

Preparar una masa fina

Los ingredientes que debes tener a mano para preparar una masa fina de pizza son los siguientes:

  • 1 bolsita de levadura
  • 1/2 kilo de harina
  • 250 ml de agua tibia
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar

La preparación de la masa es la siguiente:

Primero que todo, debes verter la harina en un bowl grande. A ella deberás hacerle un agujero al medio.

Luego, en un vaso junta la levadura, la sal y el azúcar y añade el agua tibia, mezclando suavemente con un tenedor. Luego, tapa esta mezcla con un papel de plástico y déjala reposar por cerca de 10 minutos, tras los cuales aparecerá una espuma y se volverá de color parecido al café.

Cuando ya tengas lista esta mezcla, es momento de agregarla en el agujero que le hicimos a la harina en el bowl, para luego comenzar a mezclar con las manos.

Una vez que la masa ya haya absorbido completamente el agua, enharina una superficie limpia y comienza amasar sobre ella, evitando que se pegue (para es la harina).

Manténte amasando por unos minutos más y después agrégale aceite de oliva a la masa para seguir amasando otros minutos extras.

Tras esta etapa, es necesario dejar que la masa repose por aproximadamente una hora, tapandola con un mantel o paño húmedo, idealmente cerca de alguna fuente de calor, como la estufa, la cocina o el propio horno.

Luego de que pase el tiempo recomendado, es necesario volver a amasarla por unos minutos más y ya llegó el momento de separarla en los pedazos que necesites. Si te sobra, puedes congelarla para utilizarla en otra ocasión.

Antes de llevarla al horno, es necesario que extiendas la masa para hacerla calzar en la bandeja. Esta debe estar aceitada previamente, ojalá con aceite de oliva. Ahora es el momento de llevarla al horno por unos diez minutos, el que debe estar a una temperatura de 250º C.

Preparar una masa gruesa

Si quieres preparar una masa gruesa, debes contar con los siguientes ingredientes:

  • 250 ml de agua tibia
  • 450 g de harina
  • 2 cucharaditas de sal
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 bolsita de levadura

El proceso y los ingredientes para hacer esta masa es muy similar al de la anterior, sin embargo tiene algunas diferencias.

Primero que todo, debes poner 350 g de harina en un bowl grande y hacerle un orificio, al igual que para la masa fina. Sin embargo, ahora debes agregar la sal, el aceite de oliva y la levadura directamente.

Una vez que agregaste estos ingredientes, puedes comenzar a añadir lentamente el agua tibia, mezclandolos de una forma suave. Este proceso se debe llevar a cabo hasta que el agua se absorba completamente.

Ahora es el momento de dejar reposar la mesa por cerca de 60 minutos, bajo un paño húmedo. Por mientras, prepara una mesa enharinada para luego expandir la masa y colocarla en la bandeja del horno. Una buena idea es poner aceite en ella o papel diamante. Así estarás evitando con seguridad que la masa de la pizza se pegue.

Finalmente, por 12 minutos mete la masa al horno a unos 220º C.

Preparación de pizzas dulces

Desde hace varios años que han aparecido las pizzas dulces, siendo la más simbólica la de piña por su popularidad y presencia en la cultura popular.

Pero también hay otras variedades de pizzas dulces: bases de chocolate en trozos de plátano, almendras, manzana, etc. Son muchos los sabores dulces que puedes mezclar en una pizza de esta categoría y cada vez son más populares en el mundo. Un tipo importante es evitar la mermelada, ya que en el horno terminará por cocinarse demasiado, dejando un sabor y textura poco agradable.

Pizza dulce
Cada vez son más populares las pizzas dulces.

Muchas personas incluso deciden acompañar su trozo de pizza dulce con un rico helado, transformándolo en un postre de lujo.

Tips para una masa de pizza horneada perfectamente

No es fácil alcanzar una cocción de la masa de la pizza perfecta. De hecho, en los restaurantes estas suelen estar cocinadas en hornos especiales que pueden llegar a alcanzar los 400º C o incluso más.

Sin embargo, como en nuestros hogares difícilmente podremos contar con uno de estos espectaculares hornos, debemos atenernos a nuestras limitaciones, pero para que aún así tu masa quede perfecta, te proponemos 3 consejos a continuación:

  • Mientras más caliente esté el horno, la cocción será mucho mejor.
  • Si te gusta una pizza crujiente, intenta darle un choque de temperatura a tu masa, precalentando el horno antes de meter la pizza.
  • Si no te gusta una masa demasiado seca, pon una taza con agua al lado de la masa mientas se hornea.
  • Si quieres que el queso no se queme pero que la masa de la pizza se cocine perfectamente, procura ponerla en la última rejilla del horno.

Ya no hay excusas para empezar a disfrutar de una pizza hecha con tus propias manos.

¿Necesitas un/a profe de Cocina?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5, 1 votes
Loading...

Jordán

Periodista. He trabajado como encargado de redes sociales de diferentes medios de comunicación. Mis principales intereses son la literatura, la cultura y los medios digitales.