Existe una afirmación muy difundida, que naturalmente podría despertarte dudas y un cierto escepticismo: ¿Es verdad que tocar el piano nos hace más inteligentes? 

Lo cierto es que esta afirmación ¡es verdadera! Y existe una importante cantidad de evidencia científica que la respalda.

De todas maneras, a pesar del estímulo intelectual y personal que aprender a tocar el piano significan, debemos recordar que esta no es la principal motivación para iniciarse en este instrumento.

Al ser una técnica que toma muchos años de estudio, además de la disciplina y la constancia (junto con sacrificios de nuestro tiempo y energía), lo que nos impulse a tocar debe ser una poderosa pasión, de modo que podamos llegar hasta un nivel avanzado de nuestra formación.

Si tienes curiosidad acerca de cómo este instrumento de cuerdas percutidas nos puede hacer más inteligentes, quizás sea bueno iniciar contándote acerca de un fenómeno que, durante muchos años, estuvo en el centro de una fuerte discusión entre científicos y teóricos de la música.

El famoso efecto Mozart propuso un mapa de un fenómeno neuromusical, escondido en las composiciones de este gran músico de la historia.

En 1993, la revista Nature publicó un experimento desarrollado con estudiantes, a quienes se les hizo escuchar una sonata de Mozart. Posterior a la exposición musical, los sujetos presentaron mayor destreza en la resolución de tareas de orden espacio-temporal; perdiendo, luego de diez minutos de dejar de exponerse a la música, esta nueva capacidad adquirida.

Iniciativas similares se tomaron en los años 1997 y 1998, involucrando también ratas de laboratorio que, al ser criadas escuchando las composiciones de Mozart, crecían presentando mayor eficacia en los laberintos.

Delfín sobre el agua
Conoce los modos en que el piano nos hace más inteligentes

Las reacciones al efecto fueron tan entusiastas, que en algunos jardines infantiles, especialmente a Florida, Estados Unidos, era obligatorio poner obras de Mozart en bucle y se alentaba a los padres a hacer escuchar la música en sus casas.

Si bien esta teoría ha sido muy debatida y, por muchos, descartada (dada una insuficiencia en la evidencia del efecto), el efecto Mozart nos habla de un inicio de los descubrimientos de las habilidades relacionadas al aprendizaje del piano. Quizás no te vuelvas un genio de manera inmediata escuchando a los grandes pianistas de la historia... Pero si te dedicas lo suficiente al aprendizaje, de seguro algunos efectos comenzarán a desarrollarse en tu cerebro.

Aprender piano modificará tu cerebro y las conexiones que te permiten comprender y resolver problemas

Cuando hablamos de efectos cerebrales, no referimos siempre a transformaciones en las neuronas de nuestra cabeza.

En sus estudios sobre los beneficios de la música sobre la salud y el bienestar de las personas, la Universidad de Northwestern identificó una relación causal entre la aparición de nuevas conexiones neurológicas y la práctica regular del piano.

El estudio fue publicado en la Nature Reviews Neuroscience, llegando a las conclusiones de que aprender música nos puede ayudar también a aprender lenguas, mejorar nuestra concentración, conservar mejor nuestra memoria e, incluso, nos instruye en la gestión de nuestras emociones.

Si observamos más de cerca el beneficio de aprender lenguas más rápidamente, entender el porqué es bastante sencillo: ¡El solfeo es un lenguaje que debemos descubrir cuando tomamos clases de piano! Las notas musicales, claves de Sol y Fa, intervalos, silencio... Todos estos elementos representan un emplazamiento en la partitura, una tecla en el piano y una nota (sonido) específica en nuestro oído.

¿Has pensado en tomar clases de piano online?

Saber conjugar todos estos elementos para adquirir fluidez en el lenguaje musical, tiene efectos tanto en nuestro aprendizaje de nuevos idiomas, como también -y de manera mucho más marcada -en la adquisición del lenguaje en los niños pequeños.

Hojas de partitura dobladas
¡El solfeo también es un lenguaje!

La revista Psychology of Music, publicó en uno de sus estudios que los niños que toman lecciones de piano por una cantidad extendida de años y alcanzan un aprendizaje complejo de ritmos y tonos, evidencian capacidades avanzadas de lectura respecto de sus pares.

A esto se suma que los niños tienden a elaborar un vocabulario más amplio, sea en su lengua materna como en otros idiomas.

Trabaja tu coordinación y desarrolla tus habilidades motoras

El mejoramiento de tus habilidades motoras y el desarrollo de la agilidad física son beneficios transversales a todos los instrumentos musicales, ya que, por regla general, un instrumento siempre te demandará acciones simultáneas, comprometiendo distintas partes de tu cuerpo.

Sin meternos todavía en materias de creatividad e improvisación, la coordinación adecuada del cuerpo será fundamental para seguir desarrollándote como artista. ¡Este es el primer paso, junto con el solfeo!

La coordinación cerebro-vista-manos va a ser una de las prioridades a trabajar en tus clases de piano y, con el tiempo, lograrás leer, descifrar el ritmo, identificar los gestos para tocar las notas y acordes correspondientes y efectivamente ejecutarlas usando ambas manos (cada mano cumple una función diferente sobre el teclado) y el pie si tu piano cuenta con pedal.

Maneja estrés, ansiedad y trata de manera complementaria distintos problemas de salud mental

Animación hombre toca piano
¡Encuentra la felicidad y relajación de la música!

La música, especialmente si se practica regularmente, puede tener el mismo poderoso efecto del deporte.

Cuando entrenas al final de un largo día, te relajas, te olvidas de los problemas de la jornada y descansas de mucho mejor manera. ¡Esto también aplica al piano!

Cuando tocas, son tantas las partes físicas y cerebrales de tu cuerpo que entran en juego, que no queda lugar para las distracciones. Dejar de pensar activamente en las cosas que nos provocan episodios ansiosos, depresivos o de estrés nos puede ayudar mucho en un sentido terapéutico. Con el piano, además, tenemos el valor añadido de las satisfacciones por el aprendizaje.

En la medida en que vas avanzando, te podrás dar cuenta de cómo mejora tu técnica, cómo corriges y superas tus errores y cómo tu lectura se va haciendo mucho más fluida y natural. De seguro tu profesor también te hará notar estos avances, y tu familia y amigos cuando toques frente a ellos por primera vez quedarán muy sorprendidos.

La superación de las etapas del aprendizaje del piano, además de tu completa presencia física y mental en las lecciones, serán una imbatible dupla para encontrar felicidad y tranquilidad.

El piano: Una escuela de perseverancia

Te hemos hablado mucho acerca del solfeo o lectura musical, y cómo constituye el primer paso en la instrucción de todo músico. ¿Sabes efectivamente cuánto tiempo toma aprender a leer partituras?

Dependiendo de la edad a la que inicies tu entrenamiento en las teclas, el aprendizaje del solfeo te puede tomar entre uno o dos años, y sólo después de eso empezarás a crecer como músico en técnica y en creatividad.

La cantidad de años que debes estar estudiando piano para convertirte en un profesional varía de caso en caso pero, generalmente, los mejores profesionales iniciaron a edades muy tempranas, desde los 6 a los 12 años aproximadamente (o, incluso, antes).

No queremos que te desanimes si nunca tocaste piano en tu infancia, ¡por supuesto que puedes aprender al igual que cualquier otra persona! Pero debes tener claro que toma tiempo, que requiere de práctica diaria (no sólo con tu profesor, sino también por tu cuenta), que necesitarás entrenar tu oído, trabajar tu coordinación y estudiar acerca de historia musical para tener una base cultural sólida.

La corrección de errores en el piano no requiere de otra cosa que de horas sobre las teclas. Lograrás tus objetivos, ¡eso es seguro! Pero el trabajo duro deberás ponerlo con la mejor de las actitudes.

Accede a siglos de historia musical con la punta de tus dedos

Hablando de historia musical, el piano es uno de los instrumentos con más historia que existe, además de contar en su historial con algunos de los más grandes y más admirados músicos que han pasado por los escenarios del mundo.

Vivaldi, Beethoven, Schubert, Chopin, Verdi, Debussy, Bach... ¡y no sólo en la música clásica! Dependiendo de tus preferencias personales y el modo en que junto con tu profesor direccionen el proceso de aprendizaje, a través del piano podrás formarte en géneros como el jazz, el blues, el folk y el rhythm & blues.

Clavicordio de madera
¿Alguna vez has visto un clavicordio?

¿De dónde viene el piano? Este amado instrumento llegó hasta nosotros como evolución del clavicordio, que contaba con solo cuatro octavas y los colores inversos.

Su primer ejemplar apareció en 1709 -la versión más lejana del piano de cola acústico. Aproximadamente 20 años después, Gottfried Silbermann implementó algunas mejoras, que fueron finalmente aprobadas por Johann Sebastian Bach en 1747.

Conoce aquí cuánto cuestan las clases de piano con profesores particulares.

La principal búsqueda en la creación del piano era dar con un instrumento que permitiese tocar los tonos suaves y los tonos fuertes (es decir, prácticamente, tocar "piano" y tocar "forte" en italiano).

Con el tiempo, se han optimizado los materiales de fabricación, se han incorporado más notas y se ga evolucionado en el diseño, pero el concepto principal permanece.

¿Necesitas un/a profe de Piano?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 2 voto(s)
Loading...

Isidora

Soy Periodista y Licenciada en Artes y Humanidades, con experiencia en comunicaciones mediales y corporativas. Me interesan especialmente los temas de arte y cultura.