La cazuela, los porotos con riendas, el charquicán, entre otros platos típicos de la gastronomía chilena, son el resultado de una rica tradición.

Las influencias de diferentes culturas han entregado a Chile una experiencia culinaria particular, con platos que cada vez son más reconocidos a nivel internacional.

Averigua todo sobre la gastronomía chilena.

Acá podrás conocer la historia de la gastronomía criolla, comenzando con las influencias mas grandes, para seguir con la evolución histórica que ha experimentado nuestra cultura culinaria. ¡Sigue leyendo!

Los/las mejores profesores/as de Cocina que están disponibles
¡1a clase gratis!
Francisco javier
5
5 (9 opiniones)
Francisco javier
$10.000
/h
¡1a clase gratis!
Bernardo
5
5 (5 opiniones)
Bernardo
$2.500
/h
¡1a clase gratis!
Ian
Ian
$12.000
/h
¡1a clase gratis!
Mauricio
Mauricio
$14.000
/h
¡1a clase gratis!
Glorianis
5
5 (6 opiniones)
Glorianis
$7.000
/h
¡1a clase gratis!
Axel
Axel
$7.000
/h
¡1a clase gratis!
Sofia
Sofia
$8.000
/h
¡1a clase gratis!
Dayana
5
5 (5 opiniones)
Dayana
$7.500
/h
¡1a clase gratis!
Francisco javier
5
5 (9 opiniones)
Francisco javier
$10.000
/h
¡1a clase gratis!
Bernardo
5
5 (5 opiniones)
Bernardo
$2.500
/h
¡1a clase gratis!
Ian
Ian
$12.000
/h
¡1a clase gratis!
Mauricio
Mauricio
$14.000
/h
¡1a clase gratis!
Glorianis
5
5 (6 opiniones)
Glorianis
$7.000
/h
¡1a clase gratis!
Axel
Axel
$7.000
/h
¡1a clase gratis!
Sofia
Sofia
$8.000
/h
¡1a clase gratis!
Dayana
5
5 (5 opiniones)
Dayana
$7.500
/h
1ª clase gratis>

Las influencias de la gastronomía chilena

Influencias geográficas

Debido a la gran extensión que caracteriza a Chile, a lo largo de su territorio sus condiciones geográficas resultan muy heterogéneas. Las grandes áreas desérticas que conforman gran parte del norte de nuestro país, comienzan a cambiar a medida que se avanza hacia el sur, hasta que el paisaje se convierte en extensas zonas verdes. Además, el país cuenta, por un lado, con una zona costera en toda su longitud, mientras que por el otro lo acompaña la cordillera de Los Andes, lo que hace posible encontrar una flora y fauna muy rica a lo largo de todo el territorio chileno.

Encuentra tu curso de cocina ideal.

Todo esto, ha entregado a Chile una tradición gastronómica muy variada, en la que se pueden encontrar diferentes productos provenientes del mar, del valle y de las montañas, tal como comentábamos en la introducción de este artículo.

Costa chilena
El mar, la cordillera, los valles. Cada zona geográfica aporta en el desarrollo de la gastronomía criolla.

De esta manera, en la gastronomía criolla hay una gran presencia de ingredientes como el pescado, los mariscos, las aceitunas, las uvas, el choclo, la papa, carne de llama, etc., con los que se cocinan diversos platos, como la cazuela, los porotos (con riendas o granados), empanadas y sándwiches en diferentes versiones, sopaipillas, entre muchos otros.

Pero esta no es la única característica que hace de la cultura culinaria chilena una cultura gastronómica tan rica. La invasión de los colonos españoles hizo que los alimentos y las preparaciones que llevaban a cabo los pueblos originarios se mezclaran con las tradiciones del país ibérico.

Influencias culturales

Una de las grandes influencias que existen dentro de la historia de la cocina criolla es la que han dejado los pueblos precolombinos que han habitado esta zona del continente americano.

Los pueblos aborígenes de Chile para alimentarse utilizaron ingredientes como los porotos, la puya, el zapallo, los frutos del algarrobo  y el chañar, el cochayuyo, la quínoa, aceite de lobo, algas deshidratadas, maíz, ají, carne de llama, miel de palma chilena, etc.

Esto permitió que se desarrollaran platos típicos como las humitas, el mote de maíz, la patasca, la calapurca, la carbonada, el pastel de choclo y mas.

Ingredientes de comida mapuche
La influencia mapuche es una de las más importantes que ha recibido la gastronomía chilena.

Todos estos platos se han transmitido de generación en generación hasta llegar a nuestra mesa, otorgándole características únicas a nuestra cultura culinaria.

De esta manera, cuando te encuentres saboreando una sabrosa calapurca, tendrás que agradecérselo a la influencia del pueblo aymara, una exquisita pachamanka se la deberás a los quechua, o los típicos porotos con napor al pueblo mapuche.

¿Buscas cursos de cocina en Santiago?

Nuestro mar, nuestros valles y nuestras montañas han aportado grandes beneficios a lo largo de toda la historia a la forma en que nos alimentamos.

Influencias de los españoles

La invasión española a la zona que hoy comprende el territorio chileno no solo significó un fuerte impacto en las formas en que se relacionaban y se desenvolvían los pueblos aborígenes que vivían en esta angosta faja de tierra. También significó un cambio cultural importante, en el que la gastronomía no estuvo exenta.

Con la llegada de los colonizadores españoles, también arribaron a este territorio nuevas técnicas culinarias, junto a ingredientes y animales que no solían ver por estas tierras, los que se fueron mezclando con la tradición gastronómica de los pueblos originarios, dando como resultado lo que hoy conocemos como los platos típicos criollos.

Entre los nuevos productos alimenticios que trajeron los españoles, se encuentran animales como el cerdo, los pollos, las vacas y las ovejas, junto a diversos especias.

El resultado de esto, fue el desarrollo de platos como el chancho a la chilena, la batea de mariscos, el charquicán o el chupe de guatitas, por ejemplo.

Otras influencias de la gastronomía chilena

Pero la cultura culinaria criolla no solo se encuentra influenciada por los pueblos originarios que han habitado esta zona de América y los españoles que llegaron a colonizar estas tierras.

Si quieres conocer sobre la cultura culinaria típica criolla según la zona, entra acá.

Kuchen dividido sobre plato
La repostería chilena, especialmente de la zona, tiene importantes influencias de la cultura alemana.

Entre otras influencias que ha recibido la cultura culinaria criolla, se encuentran la de países como:

  • Alemania: principalmente sus diferentes salsas de frutas con el fin de acompañar carnes.
  • Italia: los migrantes italianos que llegaron a Chile aportaron con su tradición de las pastas.
  • Francia: postres, chupes y guisos. Preparaciones en base a pescado y tortillas.

La cocina chilena durante la colonización española

Con la llegada de Pedro de Valdivia y sus huestes a Chile trajo consigo lo que se terminaría transformando en las bases de la alimentación de los colonos, que consistían básicamente en cerdos y el pan cazabi, que es una especie de sucedáneo del pan de trigo, hecho de harina de mandioca. Además, el maíz comenzó a ser cultivado en gran abundancia por los españoles.

Las crónicas de la época nos muestran que la cultura culinaria típica entre los soldados se basaba en algunas legumbres, maíz, algunas yerbas, trigo cocido y cebada, algo que no satisfacía mucho el hambre voraz que caracterizaba a los españoles en comparación a los habitantes originarios, según cuentan historiadores e historidadoras.

En esta época, se explica que de los primeros frutos que fueron aprovechados por los colonizadores es el que arroja el arbusto del algarrobo en el norte y el pehuén en el sur. Con estos, pudieron obtener miel y harina con el fin de realizar tortillas y sopas.

Por su parte, los colonizadores debieron acostumbrar su paladar al zapallo, a la quínoa, la papa y los porotos, uno de los aportes mas importantes de la agricultura americana a la gastronomía de Europa, convirtiéndose estos dos últimos en ingredientes protagonistas de la dieta criolla.

Al principio, para llevar a cabo los platos de los colonos, se utilizaba el aceite obtenido del madi, una semilla que al cocerse daba este útil líquido. Incluso, llegó a ser comparado con el aceite de oliva que se utilizaba en la cocina francesa, superándolo.

Locro en plato de greda
El locro es un plato precolombino al cual debieron adaptarse los colonos españoles.

Los españoles también conocieron el locro, un guiso prehispánico que llevaba carne, papas y verduras, una especie de plato previo a lo que actualmente es la cazuela.

Mira estos platos chilenos famosos a nivel internacional.

En el ámbito de postres y dulces, son las monjas que llegaron a Chile las que tuvieron un mayor protagonismo. Así, de conventos como el de las monjas Capuchinas surgieron los duraznos en almíbar, el dulce de membrillo, los alfajores y el manjar blanco, por ejemplo.

Los/las mejores profesores/as de Cocina que están disponibles
¡1a clase gratis!
Francisco javier
5
5 (9 opiniones)
Francisco javier
$10.000
/h
¡1a clase gratis!
Bernardo
5
5 (5 opiniones)
Bernardo
$2.500
/h
¡1a clase gratis!
Ian
Ian
$12.000
/h
¡1a clase gratis!
Mauricio
Mauricio
$14.000
/h
¡1a clase gratis!
Glorianis
5
5 (6 opiniones)
Glorianis
$7.000
/h
¡1a clase gratis!
Axel
Axel
$7.000
/h
¡1a clase gratis!
Sofia
Sofia
$8.000
/h
¡1a clase gratis!
Dayana
5
5 (5 opiniones)
Dayana
$7.500
/h
¡1a clase gratis!
Francisco javier
5
5 (9 opiniones)
Francisco javier
$10.000
/h
¡1a clase gratis!
Bernardo
5
5 (5 opiniones)
Bernardo
$2.500
/h
¡1a clase gratis!
Ian
Ian
$12.000
/h
¡1a clase gratis!
Mauricio
Mauricio
$14.000
/h
¡1a clase gratis!
Glorianis
5
5 (6 opiniones)
Glorianis
$7.000
/h
¡1a clase gratis!
Axel
Axel
$7.000
/h
¡1a clase gratis!
Sofia
Sofia
$8.000
/h
¡1a clase gratis!
Dayana
5
5 (5 opiniones)
Dayana
$7.500
/h
1ª clase gratis>

La gastronomía chilena en la época de la independencia

Una vez que se llevó a cabo la independencia de la corona española en el siglo XIX, un ingrediente que protagonizó las mesas del país fue el del charqui, debido a que contaba con una gran producción y resultaba barato, permitiendo alimentar a bajo costo a las tropas, tanto realistas como patriotas, tras lo cual llegó el charquicán, como aporte de la llegada del general San Martín por este territorio.

También el chocolate fue ampliamente utilizado al desayuno, mientras que al almuerzo los platos mas comunes eran el asado de lomo o filete, con una entrada.

Luego, en la cena, se acostumbraba tomar leche con arroz y frutas, además de verduras locales y de otros países como las habas y los porotos verdes.

Así, de acuerdo a lo que se informa en las crónicas de la época, y gracias a la herencia de numerosas culturas como la alemana, la italiana y la francesa que se mezclaron con la cultura culinaria de este territorio, resultaron platos como los porotos con riendas, carbonadas y estofados.

De esta forma, al llegar al siglo XX, los ingredientes que mas destacaban entre sus platos son las aves, entre las que se utilizaban gallinas, patos, perdices, tórtolas, zorzales, pavos, etc.

Los platos mas típicos eran el pastel de ave, el hígado en molde, la gallina picante, el pollo a la española, perdices a la alsaciana, pavo adobado, pato relleno, entre muchos otros.

En cuanto a los postres, se preparaban dulces de brevas, jaleas, mermeladas, frutas confitadas, diferentes preparaciones de chocolate como muselina o soufflé, compotas, flanes, etc.

La gastronomía chilena actual

En la actualidad, y producto de la una rica tradición culinaria, en Chile es posible encontrar una gran variedad de platos que son variaciones o perfeccionamientos de lo que se comía en épocas históricas anteriores.

Así, entre los platos más típicos entre las preparaciones caseras, podemos encontrar  los siguientes:

  • Bistec a lo pobre: bife frito con cebolla, huevos fritos y papas fritas.
  • Humitas: pasta de choclo aliñada envuelta y cocida en las propias hojas del choclo.
  • Papas rellenas: especie de croqueta hecha con puré de papas relleno con pino.
  • Ajiaco: sopa preparada con trozos de carne y verdura.
  • Sopaipillas: masa de harina de trigo frita en aceite.
  • Empanadas: masa horneada o frita que se rellena con preparaciones dulces o saladas. En Chile las más típicas son las de pino y las de queso.
Empanadas apiladas
A pesar de que su origen es español, las empanadas en Chile son uno de los platos más típicos, sobre todo la de queso y de pino.

Otra tipo de preparación que actualmente es de consumo masivo en Chile, es el de la comida rápida. Existe una oferta muy variada de esta. Entre ellos podemos encontrar:

  • Completo: variación chilena del hot dog que lleva, aparte de la salchicha, tomate, palta y chucrut.
  • Chacarero: se trata de un sandwich que lleva ají verde, carne, porotos verdes y tomate.
  • Sándwich de potito: hecho de recto de vacuno, acompañado de chorizo y cebolla.
  • Chemilico: sándwich hecho con bistec de posta o asiento, cebolla, huevos y aderezos.
  • Ave mayo: este es un sándwich hecho de una pasta basada en pollo y mayonesa.
  • Aliado: pan con queso y jamón acompañado de mantequilla.

Como vemos, el desarrollo histórico de la cultura culinaria criolla cuenta con varias influencias, desde los pueblos originarios que habitaban estos territorios antes de la invasión española, hasta aquellos alimentos que trajeron los colonizadores. Actualmente, los platos son resultado de todas esas influencias. Además, la comida rápida ha tenido un gran desarrollo, entregando varias opciones, siendo una de las más consumidas a nivel nacional.

¿Sabes cuáles son los mejores platos de la cultura culinaria criolla?

Migración y gastronomía chilena: los nuevos sabores que enriquecen la cultura culinaria criolla

Desde hace algunos años Chile se ha convertido en el destino preferido de miles de migrantes alrededor del mundo, especialmente de aquellos que provienen de países cercanos, como Perú, Bolivia, Argentina, Venezuela, Colombia o Haití, por ejemplo. Con su llegada, han traído con ellos muchas costumbres y tradiciones que en la cultura de nuestro país no se solían ver. Entre estas, hay una gran variedad de platos e ingredientes que han comenzado a convivir con los tradicionales de la cocina criolla.

Esta multiculturalidad se puede apreciar, por ejemplo, en la diversidad de locales comerciales relacionados con la gastronomía que hoy hay en Chile. Primero fueron los restaurantes peruanos, que acercaron su cultura culinara, tan rica y reconocida a nivel internacional, a la población chilena. A pesar de que actualmente el boom pareciera estar inclinado hacia la comida venezolana o colombiana, los espacios que ofrecen recetas provenientes de Perú no han desaparecido, sino que se han afianzado como parte de la geografía urbana de muchas de nuestras ciudades, junto a los nuevos que han comenzado a surgir en los últimos años, centrados en las comidas de los países mencionados anteriormente.

Entre los platos peruanos que han sido adoptadas por gran parte de los restaurantes de todo Chile y que se codean con la comida chilena, generando nuevas versiones en base a ingredientes y preparaciones tradicionales de la cultura culinaria criolla, están los siguientes:

  • Ceviche: su sabor fresco y cítrico, junto al sabor del mar que aporten pescados y mariscos, ha hecho que miles de chilenos lo indiquen como su favorito. Una versión criolla, por ejemplo, incluye en su preparación lomito de pescado, 1 diente de ajo, cilantro, papas en cubitos, mayonesa y sal.
  • Lomo saltado: muchos y muchos ni se imaginan que el lomo saltado tiene sus orígenes en la gastronomía peruaba. Se ha establecido de tal manera en nuestra mesa, que pocos se preguntan si es parte de la gastronomía típica criolla o no. Sin embargo, los inicios de este plato se encuentran en la comida cantonesa.
  • Ají de gallina: podríamos decir que se trata de uno de los platos peruanos más característicos de la gastronomía de este país. Se compone de una pechuga de gallina deshilachada, la que va acompañada de papa con arroz.
  • Papas a la huancaína: es un platillo compuesto por unas papas bañadas en una salsa hecha con ajíes amarillos, nueces, leche y queso blanco.

En el caso de la gastronomía de países como Venezuela o Colombia que se han comenzado a hacer un espacio entre la comida criolla, generando nuevas versiones en las que se mezclan todas estas culturas, podemos encontrar ingredientes muy llamativos, como la panela, las arepas, el achiote, el queso llanero, queso palmita (con el que se hacen los exquisitos tequeños que podemos encontrar en muchas esquinas del centro de Santiago), el plátano verde y la yuca, solo por mencionar algunos.

Algunas preparaciones típicas de la gastronomía criolla

A continuación te mostraremos cómo se elaboran las principales preparaciones que son parte de la cultua culinaria criolla.

Ensalada a la chilena

Esta sabrosa preparación es muy simple de llevar a cabo y sus ingredientes son muy fáciles de conseguir en nuestro país. Quizás es esta la razón que la ha llevado a ser parte de casi todas las mesas chilenas.

Para hacerla, solo es necesario tener 1 cebolla, 5 tomates de tamaño medio, sal, pimienta, aceite y vinagre. Además, de manera opcional, puedes añadir un diente de ajo y un ají verde. Primero que todo, se recomienda picar la cebolla de una forma muy delgada en pluma para luego ponerla a reposar cubierta de agua hirviendo por unos diez minutos, tras lo cual deberás colarla y lavarla con agua fría. Deberás ponerla a estilar o simplemente secarla con una toalla de papel.

Luego, si vas a incluir el ají y el ajo, es necesario que los piques muy finamente, procurando eliminar cualquier pepa o nervadura que pudiera tener el primero. Los tomates, por su parte, deben ser picados también, aunque esta vez házlo pensando en la forma de los gajos de una naranja y luego déjalos en un bowl revolviéndolos con un poco de sal, para después agregar el ajo, el ají y la cebolla. Finalmente, añade los aliños y revuelve.

Tomates apilados en la mesa
Es difícil encontrar a alguien en Chile que no haya degustado una ensalada chilena.

Se piensa que su nombre se debe a sus colores, ya que se asemejarían a los del símbolo patrio, aunque realmente no está claro en qué época surge ni si efectivamente ese es el motivo por el que recibe su nombre.

El charqui

Aunque es principalmente representativo de la tradición culinaria boliviana, el charqui es una preparación propia de toda la región andina de Sudamérica y en Chile se ha hecho popular en casi todas las regiones, aunque entre la población más joven pareciera no agradar tanto.

Consiste en carne deshidratada originalmente de guanaco o llama, aunque con el tiempo se comenzó a utilizar la de vacuno, caballo u otras.

Para su preparación, bastarán 2 kilogramos de carne, ya sea de vacuno, alpaca, llama, cordero o caballo y un kilo de sal, pensando en unas 8 porciones.

Lo primero que tendrás que hacer es dejar la carne sin ningún rastro de grasa y cortarla en tiras delgadas, las que deberás guardar por unos minutos. Mientras tanto, pon una capa de sal en una bandeja de tamaño grande y posiciona las tiras que cortaste para cubrirlas con mucha más sal. Es necesario que sea una capa gruesa de esta. Luego, deja reposar entre 24 a 48 horas. Un buen indicados de que la carne está lista cuando esta adquirió un color oscuro y veas que ya se encuentra completamente deshidratada.

Una vez terminado este proceso, se deb retirar toda la sal y poner a colgar las tiras de carne en un espacio que se encuentre seco y bien ventilado, ojalá soleado y sin la posibilidad de que ingreses insectos. La duración de esta parte de la preparación va de 5 a 7 días. Entremedio, se recomienda ir cambiando de posición las tiras, con el objetivo de que se sequen en ambos lados por igual. Debes evitar que se humedezcan, por lo que te recomendamos cubrirlas toda la noche.

Sándwich de potito

En Chile es posible encontrar una gran variedad de sándwiches, muchos de los cuales llevan nombres característicos de la cultura popular criolla. Uno de los más populares es el sándwich de potito, nombre que resulta muy peculiar, ya que se trata de la denominación que recibe la zona de los glúteos de una persona. Potos significa, literalmente, nalgas en la lengua quechua. Esto se debe a que para su elaboración se utilizan ingredientes que provienen del recto del animal.

Los ingredientes que se necesitan son 200 gramos de guatitas, 150 gramos de tripa gorda (la que proviene del recto del ano del vacuno o del cerdo), 3 cebollas, 3 dientes de ajo, 3 zanahorias, 3 cucharadas de aceite, dos marraquetas, dos longanizas, oréganos, comino, merkén, sal y pimienta.

Su elaboración comienza con la tripa gorda, las guatitas, 2 de las cebollas, 2 de los dientes de ajo más dos zanahorias en una olla grande en la que deberás poerlos a hervir a fuego alto, tras lo que tendrás que bajar la llama y cocinarlo a fuego medio bajo. Esta parte debe durar unos 40 minutos. Sabrás que está todo listo cuando los ingredientes estén blandos. Después, corta la carne en tiras delgadas y reserva.

Una vez que ya sofreíste el resto de los ingredientes y que ya están cocidas las longanizas, añade todo en un solo recipiente y salpimenta a gusto, añadiendo la cantidad de merkén que quieras.

Ahora, incluye un poco del caldo que quedó de la cocción de las carnes en caso que la mezcla te resulte algo seca y cocina por otros 10 minutos a fuego bajo, con el fin de que todos los sabores se impregnen en la preparación. Prepara las marraquetas (puedes calentarlas si deseas) y pon en una de sus mitades las carnes con el juego que generaron y la longaniza que tendrás que cortar para acomodarla al pan.

Montones de ajíes colgando
El merkén es una preparación mapuche elaborada con ají ahumado.

Este es un sandwich que se suele vender en las afueras de los estadios, especialmente de la zona central, cuando hay partidos importantes. Sin embargo, su origen se encuentra vinculado a la conexión de trenes que en 1851 comunicaba a la capital con Valparaíso, donde la marraqueta era reemplazada por las tradicionales tortillas de rescoldo o por pan amasado.

Muchas personas indican a las preparaciones típicas chilenas como platos monótonos. Sin embargo, hay una gran riqueza cultural detrás de todos ellos, con aportes que reflejen la heterogeneidad cultural que hay a lo largo de Chile y las diferentes influencias que ha recibido de otras culturas.

¿Necesitas un/a profe de Cocina?

¿Te gustó este artículo?

4.80/5 - 5 voto(s)
Loading...

Jordán

Periodista. He trabajado como encargado de redes sociales de diferentes medios de comunicación. Mis principales intereses son la literatura, la cultura y los medios digitales.