Uno de los motivos que paralizan a quienes están pensando convertirse en profesor o profesora particular de pintura es no saber cómo empezar a hacer una clase.

Es importante tener claras las técnicas de enseñanza y qué herramientas es posible utilizar para mantener la atención de tus estudiantes y no obstaculizar el proceso de aprendizaje.

A continuación, te presentamos algunos consejos que te ayudarán a organizar una clase para entregar a tus estudiantes una enseñanza de calidad. De esta manera, podrán recomendarte y tus cartera de estudiantes aumentará.

Aprende a organizar las clases de pintura para tus estudiantes

Es normal que al empezar como profesora o profesor de clases de pintura tengas algunas inquietudes acerca de cómo llevar a cabo tus clases particulares. Además, es importante tener claridad acerca de la manera en que se debe manejar el vínculo entre profesora/profesor y estudiante.

Otros aspectos que también son importantes a la hora de desarrollar tus cursos de pintura son los conocimientos previos que tiene tu estudiante, el precio de tus sesiones, el progreso de tu estudiante, entre otros.

Lo primero que deberás hacer al comenzar a impartir clases particulares de pintura será determinar en qué nivel se encuentra tu alumno o alumna acerca de la pintura. ¿Cuenta con conocimientos previos? ¿Ya sabe alguna técnica y deseas profundizar sus habilidades? ¿O busca empezar desde cero con un nuevo estilo pictórico? Para esto, una buena idea es solicitarle trabajos de pintura o dibujo que haya realizado anteriormente.

Agenda y lápiz
La organización y la preparación es esencial para unas clases de pintura de calidad.

Es recomendable hacer este tipo de averiguaciones con una primera entrevista, por ejemplo, o a través de otros canales de comunicación, como el correo electrónico. Por esta razón, muchos profesores y profesoras particulares de pintura ofrecen una primera sesión sin costo alguno, ya que servirá para conocer las características de tu estudiante. En ella, además tendrás que preocuparte de establecer un vínculo de confianza con tu futuro o futura estudiante.

Si bien, la mayoría de los alumnos y alumnas que se acerquen a ti para pedirte clases de pintura buscarán comenzar a pintar directamente, en el mundo del arte es muy importante también contar con conocimientos de la teoría. Para progresar, la práctica de la pintura es lo más efectivo, pero saber sobre la cultura artística también lo es. Esto le permitirá conocer los diferentes estilos y expresiones históricas de la pintura.

Kahlo, Gentileschi, Cassatt, Morisot, Bashkirtseff, Blanchard, Longhi son solo algunos ejemplos cuyas obras podrás utilizar para enseñar a tus estudiantes, además de los típicos nombres de hombres que han destacado los investigadores a lo largo de la historia, como Da Vinci, Boticelli, El Bosco, Caravaggio, Rubens, Tiziano, El Greco, Velázquez, Cézanne, Monet, Manet, Seurat, Picasso.

Para organizarte mejor, podrías dividir tus contenidos de acuerdo a las corrientes artísticas de cada época histórica, como el cubismo, el realismo, el dadaísmo, el romanticismo o el impresionismo, por ejemplo.

Todos estos trabajos servirán para inspirar a tus estudiantes a aplicar las técnicas en sus trabajos, hasta que podrán encontrar un estilo propio.

Es importante que tus clases sean preparadas con anterioridad. Esto permitirá que puedas entregar los contenidos con seguridad. La improvisación no será productiva para ti ni para tus estudiantes, además que les entregará una sensación de poca seriedad y posiblemente no logres mantener su interés.

En Internet podrás encontrar diversos programas ya hechos que podrías utilizar para tus sesiones. No obstante, esta posibilidad no te la recomendamos, ya que una de las principales razones por la que las personas deciden inclinarse por las clases particulares es su completa personalización.

Un programa de clases de pintura modelo no tomará en cuenta las particularidades de cada estudiantes, como sus objetivos, lo que desea aprender, lo que sabe, etc. Una de las promesas de las clases particulares es ofrecer una enseñanza más efectiva y rápida en comparación a las tradicionales.

Por lo tanto, quizás podrías utilizar este material para tener una idea acerca de cómo elaborar un programa de clases particulares de pintura, pero siempre deberás adaptarlo a lo que tus estudiantes te piden.

Un programa de este tipo también variará de acuerdo a las técnicas y estilos de pintura que se enseñen. Es posible que tu alumno o alumna esté buscando adquirir habilidades en pintura al óleo, por ejemplo, o acuarela, pintura acrílica, aguada, etc.

Siempre se recomienda, al empezar una clase de pintura, comenzar por las nociones más básicas del dibujo y de las artes plásticas, como el uso del grafito. Esto te permitirá asegurarte de que tu estudiante ya las domina. Instales a pintar o dibujar un paisaje o un retrato. Claro está que si tu alumno o alumna no es principiante y desea ahondar en los conocimientos que ya tiene, deberás iniciar tus clases con algo más avanzado.

Otro elemento importante a considerar como profesor o profesora de clases particulares de pintura, así como cualquiera otra, es el progreso de tus estudiantes. En tu rol, tendrás que preocuparte de invitar a tus alumnos o alumnas a probar nuevos métodos, en definitiva, salir de su zona de confort. Esto les hará desarrollar sus habilidades, fortaleciendo su camino a convertirse en una o un artista plástico avanzado o avanzada.

Personas conversando
Establece una buena comunicación con tus estudiantes para saber sobre su progreso e inquietudes.

En este contexto, es relevante que estés constantemente evaluando el avance de tus estudiantes. No necesariamente nos referimos a que debas estar realizando pruebas o exámenes en cada clase. Bastará, por ejemplo, con hacer un seguimiento a través del diálogo con ellos o ellas. Conoce cuáles son sus expectativas, sus necesidades y sus características como estudiante.

¿Qué tipo de clases particulares puedes ofrecer como profe de pintura?

En el mundo de las clases particulares podrás encontrar diferentes maneras para llevar a cabo tus sesiones. Aquellas que se llevan a cabo en los domicilios de los y las estudiantes no son las únicas.

A continuación te mostramos las modalidades en las que puedes realizar tus cursos de pintura:

  • Clases particulares de pintura intensivas: con las obligaciones laborales, académicas, universitarias, escolares o de la clase que sean, que a diario debemos cumplir, es normal que no tengamos tiempo para actividades extra. Por esta razón, muchos y muchas estudiantes deciden aprovechar, por ejemplo, la época de vacaciones para aprender a pintar. En estos casos, un curso intensivo será muy útil, ya que se tratan de sesiones realizadas de forma consecutiva en pocos días, en las que se condensa todos los contenidos que se buscan aprender.
  • Clases particulares de pintura online: con la masividad cada vez mayor de Internet, las clases online han ido adquiriendo más relevancia. La posibilidad de aprender sin salir de casa, con horarios flexibles y a precios asequibles, la hacen una de las modalidades más atractivas. Asegúrate de contar con una buena conexión a Internet y una webcam para comunicarte sin problemas con tus estudiantes. Existen muchas herramientas online que te ayudarán a compartir documentos y tu propia pantalla.
  • Clases particulares de pintura en grupo: quizás te preguntarás qué diferencia puede haber entre las clases particulares grupales y aquellas más tradicionales. Lo que hace especiales a estas clases es que, de todas formas, se trata de grupo pequeños y de amigos, por lo que el aprendizaje se hará en un lugar familiar y de acuerdo a los horarios que todos y todas acuerden, sin depender de lo que establezca otra institución. Además, es posible ofrecer tarifas rebajadas a cada estudiante.
  • Clases particulares de pintura a domicilio: se trata de la modalidad más clásica. Estas se pueden llevar a cabo tanto en la casa de los mismos profesores o profesoras, como de los y las estudiantes. Esto es algo que los profesores y profesoras deberán acordar con sus estudiantes. Cuando los cursos de dibujo o pintura se llevan a cabo en las casas de los profesores y profesores, lo ideal es que cuenten con todos los materiales necesarios para ofrecer una enseñanza de calidad.

El precio: un factor importante para tus clases particulares de pintura

Cuando una persona decide tomar clases particulares de pintura, una de las primeras cosas que buscará saber es la tarifa que cobran los profesores y profesoras por ellas. Esto le permitirá tener una idea de cuánto deberá invertir en su educacion respecto a las artes plásticas.

Macetero con monedas
Ofrece una tarifa equilibrada y acorde al mercado.

Debes intentar fijar un precio equilibrado, tomando en cuenta tanto lo que cobran otros profesor o profesoras de artes. Se trata de una pequeña investigación de mercado para no alejarte mucho de lo que se está cobrando en tu zona. Un precio demasiado elevado alejará a tus potenciales alumno y alumnas, al igual que si ofreces una tarifa muy baja, ya que podrá hacerte ver como alguien con poca experiencia.

Por lo tanto, ten en cuenta el tipo de clase de dibujo o pintura que ofreces, tu experiencia en las artes, los estudios que has realizado, la ciudad en la que te encuentras (¿clases particulares santiago, Antofagasta, o Temuco?), la demanda que existe en tu zona, los materiales que tendrás que comprar y la variedad de técnicas que enseñarás para la educacion de tu alumno o alumna.

¿Necesitas un/a profe de Dibujo?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 voto(s)
Loading...

Jordán

Periodista. He trabajado como encargado de redes sociales de diferentes medios de comunicación. Mis principales intereses son la literatura, la cultura y los medios digitales.