El talento de la música muchas veces es cultivado con práctica y disfrute, pero no necesariamente con una carrera académica asociada a ella.

Así, no necesariamente es el conservatorio o la educación superior el único camino, sino que existen otras maneras de desarrollar estas habilidades por caminos menos institucionalizados y formales.

No es de sorprender que algunas artistas sean autodidactas, y por ende, hayan aprendido de un instrumento por el talento de comprender los sonidos y saber crearlos a partir de las cuerdas, los vientos, la percusión, entre otras.

Desde el acceso a libros, internet, la posibilidad de un taller e incluso una profesora o un profesor particular, pueden ser los punta pie iniciales para comenzar a aprender un instrumento.

De esta forma, tampoco se requiere ser una persona titulada para enseñar violín, si ya tienes el talento y conoces del instrumento, entonces podrás enseñar a otras personas, que al igual que tu, se enamoraron de este instrumento.

Educación superior y el estudio de la música

¡Descubre lo que necesitas saber para hacer clases particulares de violín donde tu quieras!

En Chile existen espacios donde estudiar música, desde las universidades tradicionales en Santiago, como también Institutos Profesionales que han ido tomando una importante posición en tanto espacio formativo.

En la Universidad de Chile, por ejemplo, particularmente en la Facultad de Artes, se encuentra la carrera de Interpretación Musical, una licenciatura que tiene por objetivo entregar a las y los estudiantes una "formación teórico-practica, desarrollando sus capacidades técnicas, creativas, interpretativas y reflexivas en torno al fenómeno musical".

A esta carrera hay que dedicar mucho tiempo, pues requiere de conocimiento musicales previos, que corresponden a una Etapa Básica, que tiene una duración dependiente del instrumento, particularmente la de violín, viola y violoncello, dura 7 años, para luego continuar con la licenciatura de 4 años.

Las personas egresadas de esta formación estarán capacitadas para desarrollar procesos de enseñanza y dedicarse a la docencia privada, en Institutos, Academias y Conservatorios. También puede adaptar repertorios musicales, guiar agrupaciones, interactuar en el medio musical, entre otros.

La Universidad de Chile, un espacio donde aprender música.
La Universidad de Chile ofrece la posibilidad de aprender interpretación musical.

Otra opción es estudiar Interpretación Musical en la Pontifica Universidad Católica de Chile,  donde se busca que las y los estudiantes tengan conocimiento, formación y capacitación disciplinar y profesional, contemplando en su programa de estudios materias comunes a todas las especialidades, cursos mínimos de la especialidad, en este caso violín, cursos optativos de profundización, y formación general.

La duración es de 6 años, y sus egresadas y egresados pueden interpretar música en conciertos públicos; integrar los códigos musicales, discriminando auditivamente, transcribir y leer los componentes rítmicos, melódicos, armónicos y expresivos; analizar la música; analizar los discursos musicales; desempeñarse como intérprete de un repertorio musical con alta calidad técnica y expresiva; entre otras.

En el sur de Chile también existen opciones de formación, como el Conservatorio de Música de la Universidad Austral, donde se imparte Licenciatura en Interpretación Musical con mención en las especialidades de violín, violoncello, viola, contrabajo, piano y guitarra.

Esta licenciatura permite desarrollar obras musicales, "conjugando el conocimiento del lenguaje musical, el dominio técnico y sonoro del instrumento y la sensibilidad, expresión y entrega del intérprete". Con doce años de formación, en el Conservatorio de Música de la UACh, se adquiere formación teórica y práctica para ser intérprete solista, integrante de cámaras y orquestas, ser docente de instrumento, ya sea en instituciones especializadas o de forma particular.

Estas son algunas opciones de dónde estudiar música con un altísimo nivel. Sin embargo, también se pueden seguir caminos menos institucionalizados para aprender música.

Así mismo, para poder realizar clases no siempre es estrictamente necesario tener un título, más adelante te contaremos más sobre esto.

El talento y la capacidad de ser autodidacta

Distintas agrupaciones, talleres u organizaciones de música, exigen tener certificación oficial de música, pero como mencionábamos, también se puede ser profesora o profesor de violín sin tener una titulación al hombro.

Partituras en carpeta para aprener
Se puede aprender de forma autodidacta.

Hay cientos de profesoras y profesores que aprendieron violín por su propia cuenta. Así, con el talento y capacidades personales, más la dedicación y perseverancia por aprender, pudieron ir formándose por su propia cuenta, para luego dedicar su vida a enseñar lo que han aprendido.

Aprende con clases de violin online.

Si bien no a todas las personas les viene bien aprender de forma autodidacta, sí es lo que se está llevando, sobre todo para todas y todos quienes añoran no tener que estar sometidas y sometidos a un horario y ritmo de una clase colectiva.

Así, elegir esta opción depende fundamentalmente de que sea coherente con las metodologías de aprendizaje de cada persona.

Cuando se aprende violín sola o solo, la persona debe buscar las respuestas a sus interrogantes por diversos medios, desde libros de violín hasta el amplio Internet, que con sus múltiples respuestas debe obligarnos a tener un criterio selectivo al momento de tomar algo por cierto.

Sin duda ser autodidacta también dará lecciones para la vida, como la rigurosidad, la curiosidad, la destreza para sobrepasar dificultades, elementos que pueden ser transmitidos si se desea hacer clases de violín.

Una profesora o profesor autodidacta conoce herramientas para aprender, pues debió buscar un sinfín de metodologías para entender y ejercitar. Distingue también las dificultades que puede tener una persona al momento de querer acercarse a un instrumento, por lo que tendrá en cuenta todos estos elementos en sus clases y metodologías de enseñanza.

Una profe autodidacta sabrá responder a las dudas y solucionar los diversos problemas de una forma adecuada, asegurando un nivel técnico apropiado, motivando y exigiendo a las y los estudiantes, como cualquier otra profesora.

Ser profesor o profesora de violín en distintos espacios colectivos

Otros espacios en los que puedes desarrollarte es en los distintos espacios que ofrecen talleres, cursos, tutorías u otros formatos, de cursos de violín.

Generalmente los centros culturales, agrupaciones de música, entre otros, generan instancias de aprendizaje individual o colectivo para que personas de diversas edades puedan acercarse a la música.

Pareja haciendo música.
Se puede aportar con tus habilidades en espacios colectivos de creación musical.

Hay talleres de música que han elaborado distintos planes de formación, que ofrecen clases libre, mensuales, trimestrales, semestrales y anuales, en formato individual o colectivo, y en niveles básicos, intermedios y avanzados, que pueden permitir abrir espacios laborales a quienes conocen, manejan y tienen las herramientas para enseñar a otras y otros.

La oferta de la clases particulares

Otra opción, cada vez más más masiva, es dedicarte a las clases particulares.

Estas permiten diversificar tu actividad, ya sea mezclando tus estudios en música con las clases particulares, o derechamente tu desarrollo profesional con esta nueva modalidad de enseñanza.

Las clases particulares tienen bastantes ventajas para quienes la realizan, lo primero es que no necesitas estar titulado o titulada, pues las plataformas web, en general, no solicitan certificar los conocimientos para que las personas puedan ofrecer clases a domicilio.

Por otro lado, permiten a las profesoras y profesores adaptar sus tiempos a los horarios que más les acomode hacer clases. Así también, pueden elaborar sus propias metodologías, sin tener que adecuarse a un currículum rígido.

Junto a lo anterior, las clases pueden estar guiadas por los intereses en común entre la profesor o el profesor, con la o el estudiante, identificando los objetivos, y metodologías que más acomoden a ambos, para que así la clase se vuelvan minutos exclusivos de aprendizaje, ejercitación, sin caer en monotonías ni obligaciones sin sentido.

SuperProf es una plataforma que permite a las profesoras y profesores publicar sus anuncios de manera muy sencilla. Sólo debes crearte un perfil, indicar tu formación previa, experiencias laborales, contenido que sabes enseñar y metodologías que utilizar para ello. Junto a esto, también se precisa el cobro por hora, y se pueden incluir promociones, como tener una primera clase gratis a modo de enganche.

Además, como modo de validación, existe un espacio para que ex estudiantes puedan incluir comentarios, de esta forma se puede validar el trabajo previo, en caso que este se haya hecho bien.

Anímate a enseñar violín.
Tus clases particulares pueden motivar a decenas de personas a acercarse a la música.

Leyendo aquí podrás aprender más sobre los costos de una clase particular de violín.

Luego de publicar el perfil, solo basta que alguna o algún estudiante enganche contigo. Para ello debes estar a atenta o atento, pues tiene que responder con premura, sino la/el estudiante puede ir a buscar otra profesora.

Puedes ampliar el rango de estudiantes si te esfuerzas en publicar tus clases en otras páginas web, en tus redes sociales, y los anuncias virtuales que ofrecen clases particulares.

Ya verás como tu red se amplía cada vez más.

¡Prepara tus clases y sé una excelente profesora!

Si bien hemos mencionado que no se requiere de un título para poder hacer clases de violín, el hecho de realizarlas no es un asunto azaroso, desordenado ni mucho menos un acto de improvisación.

Se puede tener mucho talento y ganas de hacer clases, pero eso significa que con ello se asegure una buena clase, ni que se puedan transmitir los conocimiento de forma certera.

Algunas cualidades que se pueden trabajar para asegurar dar una correcta clase:

  • Definan objetivos de aprendizaje: Es necesario que la o el estudiante exprese qué es lo que quiere aprender, para que de forma colectiva, es decir, estudiante y profesora, definan qué objetivo irán a buscar con las clases, cómo será el camino para lograrlo y en cuánto tiempo. De esta forma también se evita generar falsas esperanzas y ajustar las expectativas.
  • Generar distintas metodologías: Es fundamental que las clases no sean monótonas, aburridas ni rígidas. Para ello se deben pensar nuevas metodologías, donde las y los estudiantes puedan aprender con prácticas entretenidas, que llamen la atención de la o el estudiante. Para esto se pueden enseñar distintos tipos de música, ritmos que gusten a las y los estudiantes, entre otras.
  • Ponerse en los zapatos de las y los estudiantes: No es necesario recalcar cada momento tu talento en el violín por sobre el de tus estudiantes. Es importante que siempre te pongas en el lugar de ellas y ellos, asumiendo que en el proceso de aprendizaje también hubieron cosas que tu no entendiste y que te costaron más. Esto te permitirá tener paciencia y cuidado al momento de explicar.

Siendo violinista tienes distintas posibilidades donde desarrollarte: ¡descúbrelas!

¿Necesitas un/a profe de Violín?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 voto(s)
Loading...

Luna