«La danza es la poesía con brazos y piernas; la materia graciosa y terrible, animada y embellecida por el movimiento». - Baudelaire

Dominar una coreografía de baile requiere cierta práctica. A esto es a lo que denominamos memoria cinestésica o corporal, una memoria basada en el aprendizaje por movimientos y por la repetición de estos. Para memorizar una coreografía de forma más sencilla, deberás dominar cada pequeño matiz de cada movimiento antes de pasar al siguiente y no querer realizar toda la secuencia a la vez.

Durante las clases de baile, el profesor te enseñará una secuencia de pasos de baile paso por paso. Si quieres aprender a bailar una coreografía completa, tendrás que cortarla en una secuencia de movimientos.

A continuación, te damos varios consejos para dominar más fácilmente tus coreografías.

Escuchar y analizar la música para dominar una coreografía

Coreografías en público.
Tomar clases de baile también implica subirse a realizar una coreografía en el escenario.

Independientemente de que bailes hip-hop, salsa cubana, danza oriental o bachata, lo primero que deberás hacer es impregnarte de la música antes de poder dominar los movimientos de baile. La danza y la música van de la mano. Es imposible aprender a bailar sin tener algunas nociones musicales.

No tienes por qué conocer a la perfección el solfeo. Sin embargo, no dudes en escuchar música relacionada con tu estilo de baile. Tu cerebro se acostumbrará a los ritmos de diferentes estilos y sin que te des cuenta, dominarás más fácilmente ciertos movimientos.

Tan pronto como aprendas una nueva coreografía, pregúntale al profesor la música para que puedas escucharla nuevamente en casa y familiarizarte mejor. Localiza los acentos y los puntos fuertes sobre los que se colocarán los movimientos. Tararea el ritmo: te ayudará a encadenar ciertos movimientos.

Por ejemplo, en la danza oriental, hay varios ritmos dependiendo del estilo de baile (baladi, saïdi ...). Los instrumentos y medidas serán diferentes y te darán información sobre cómo bailar y los movimientos asociados. Pídele recursos a tu profe para dominar los ritmos.

Dominar al dedillo los pasos básicos de baile

Es imposible memorizar una coreografía bien si no conoces a la perfección sus pasos básicos, ya se trate del vals vienés, tango argentino o kizomba. A menudo queremos ir demasiado rápido y aprender cuanto antes. Sin embargo, para un aprendizaje sólido, debes mantenerte en lo básico durante un tiempo.

Por ejemplo, en las clases de rock, aprenderás que el paso básico es en 6 tiempos:

  • En el 1, el pie derecho retrocede.
  • En el 2, el pie izquierdo vuelve hacia adelante.
  • En el 3, el pie derecho se coloca a un lado.
  • En el «y», se juntan los pies.
  • El 4, el pie derecho se levanta nuevamente.
  • En el 5, el pie izquierdo se desplaza hacia la izquierda.
  • En el «y», se juntan los pies.
  • En el 6, el pie izquierdo vuelve al suelo.

Esto sería para el caso de una bailarina. Si se trata de un bailarín, sustituye derecha por izquierda y viceversa.

Durante la salsa, el baile clásico, el west coast swing o el claqué, también tendrás que aprender los pasos básicos para sentirte cómodo rápidamente con la coreografía.

Estar concentrado mientras el profe de baile nos enseñe una secuencia

Consejos para aprender bailar.
¡Es importante estar centrado durante la clase de baile para no perderse nada!

Parece obvio, pero la observación, junto con la concentración, te permitirá memorizar mejor los movimientos para reproducirlos. Esto es válido para toda la clase de baile. Los ejercicios que te sugiera tu profe no están ahí para que te veas bien. Suelen estar relacionados con la coreografía que aprenderás más adelante.

Cuando el maestro de baile de modern jazz, rock'n'roll o danza contemporánea te enseñe la secuencia, no intentes reproducirla directamente. Obsérvalo atentamente, examina los movimientos en tu cabeza antes de hacerlos.

Pídele al profesor que te enseñe los movimientos que no hayas entendido bien y presta atención durante todas las explicaciones. Tu coreógrafo te dará indicaciones con cada repetición para perfeccionar los movimientos, dar más intención y corregirte si no lo estás haciendo bien.

Aprender a contar para realizar los movimientos correctos en el momento adecuado

En las clases grupales de bailes de salón, bailes latinos, baile de sociedad o bailes urbanos, solemos contar en 8 tiempos (aparte del «y» que contamos en los 4 o 6 tiempos, tal y como se ve arriba). Los alumnos experimentados suelen aprender los pasos sin tener que contar, solo escuchando la música.

Sin embargo, en el nivel de principiante, es más fácil retener los movimientos con los diversos tiempos y contra-tiempos. Tu profesor contará las frases musicales. Memoriza y asocia cada tiempo con un movimiento para facilitar la tarea.

Este método también se utiliza para estar bien sincronizados en las coreografías grupales. Sin embargo, a medida que vayas avanzando en tu aprendizaje, aprenderás a fluir un poco para ser menos mecánico y dejar más espacio a la interpretación, tan importante en el baile.

Fijar la atención en un elemento de la coreografía

Pasos básicos de baile.
Comienza memorizando los movimientos de las piernas y los pies antes de pasar a los de los brazos.

De nuevo, no trates de aprenderte toda la secuencia coreográfica de una vez. A veces hay demasiada información que recordar en un solo movimiento:

  • La colocación de los brazos.
  • Los movimientos de piernas y pies.
  • La dirección de la cabeza y la mirada.
  • La orientación corporal.

He bailando desde que era niña y algunos de mis maestros primero me enseñaban toda la coreografía sin los brazos y luego los añadían, una vez que memorizaba los movimientos de las piernas. Los movimientos también se aprenden una vez que la coreografía ha sido asimilada.

Esto facilita enormemente el aprendizaje. Si tu profe de cabaret, street jazz o bollywood te enseña todo al mismo tiempo, concéntrate únicamente en una parte (normalmente las piernas) y añade el resto más tarde.

Asociar una imagen con un paso para aprender una coreografía

Cuenta una historia para recordar ciertos movimientos con mayor facilidad. También puede ayudarte a la hora de la interpretación.

Mi profesor de jazz se suele inventar historias para que comprendamos mejor la intención que hay detrás de cada paso y memorizarlo así más fácilmente. Por ejemplo, nos dice que nos imaginamos que estamos caminando sobre un cable y que hay un vacío debajo o que cuando giramos, nuestra mano se encuentra con una pared.

Depende de ti imaginarte estas situaciones para diseccionar mejor los pasos y memorizarlos.

Grabar la coreografía para repetirla en casa

Durante el vals, la danza moderna o el jazz dance, pregúntale a tu profe si puedes grabar la coreografía para ensayarla en casa.

Mi profe de danza oriental nos da una versión lenta con la explicación de los movimientos y luego una versión con música a velocidad real.

Aunque no tengas tiempo para ensayar en casa, échale un vistazo al vídeo para memorizar mejor la coreografía de camino al baile o mientras vas en el transporte público de camino al trabajo. Lo mejor es repasar la tarea un poco todos los días para asimilarla bien y reproducir mejor cada movimiento.

Escribir la coreografía para recordarla

Realizar bailes con coreografías más complejas.
El paso básico debe dominarse perfectamente antes de aprender secuencias más complejas.

Esta técnica quizá no le funcione a todo el mundo, pero puedes intentar escribir los pasos de la coreografía o dibujarlos para retenerlos mejor. En este caso, usa el vídeo que grabaste o hazlo justo después de la clase, cuando mejor te acuerdes de la coreografía.

La toma de notas es personal, pero aquí te dejamos algunas cosas que pueden ayudarte:

  • «D» para derecho.
  • «I» para izquierdo.
  • «B» para brazo (por lo tanto, «BD» o «BI»).
  • «P» para pierna (por lo tanto, «PD» o «PI»).

No dudes en escribir los nombres de los pasos y las figuras para reproducirlos según el baile que practiques: pas de bourré, pas chassé, tour pivot, arabesque, tour piqué, step, touch, kick...

¡Sí, eso implica memorizar los nombres de los pasos! ¡La danza es una excelente manera de trabajar la memoria en todas sus formas!

¡Repetir, repetir, repetir!

No hay secreto: ensayar es la mejor manera de dominar una coreografía. Será más fácil para algunos, pero todos pueden hacerlo.

El truco es hacer espacio en el cerebro: cuando estés bailando, no tengas la cabeza en ningún otro sitio. Deja los problemas en la puerta de entrada y deja espacio a la nueva información.

A medida que vayas progresando, verás que será cada vez más fácil. Esta semana lograrás hacer ese paso que no pudiste dominar la semana anterior. El cuerpo también tiene memoria, así que confía en ti mismo, ¡puedes hacerlo!

¿Necesitas un/a profe de Baile?

¿Te gustó este artículo?

0.00/5, 0 votes
Loading...

Leyla