«En el yoga es exactamente así. Las zonas donde tienes más resistencia son en realidad las zonas de mayor liberación» - Rodney Yee

Si hay una disciplina deportiva que te permite trabajar la condición física, la respiración y la mente al mismo tiempo, ¡es el yoga! De hecho, entre los estiramientos, el fortalecimiento de los músculos y la alineación de cuerpo y mente, la práctica del yoga o yoga para niños, es la actividad física ideal para desarrollarse plenamente y ejercitar todo el cuerpo.

El yoga es una actividad que cada vez practican más personas en todo el mundo, ya que los beneficios del yoga nos ayudan a cuidar y ejercitar el cuerpo. Además, el yoga también te permite superarte a ti mismo y darte cuenta de lo que eres capaz de hacer.

¡Y uno de los elementos clave en yoga es la flexibilidad! Las asanas (posturas) de yoga te permiten estirarte poco a poco y relajarte durante el transcurso de las sesiones, seas principiante o no. ¿Quién no ha soñado nunca con poder mejorar las capacidades de su cuerpo?

Gracias a una práctica regular del yoga, y sabiendo escuchar tu cuerpo, ¡es posible! ¿Te interesa? ¡Aquí tienes nuestra selección de diez posturas ideales para desarrollar la flexibilidad!

Los/las mejores profesores/as de Yoga que están disponibles
Marisol
5
5 (12 opiniones)
Marisol
$16.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Isis
5
5 (11 opiniones)
Isis
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (8 opiniones)
Macarena
$17.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Angélica
5
5 (14 opiniones)
Angélica
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Francisca
5
5 (10 opiniones)
Francisca
$7.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Dany
5
5 (19 opiniones)
Dany
$17.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (9 opiniones)
Macarena
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Alisson
5
5 (6 opiniones)
Alisson
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Marisol
5
5 (12 opiniones)
Marisol
$16.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Isis
5
5 (11 opiniones)
Isis
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (8 opiniones)
Macarena
$17.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Angélica
5
5 (14 opiniones)
Angélica
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Francisca
5
5 (10 opiniones)
Francisca
$7.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Dany
5
5 (19 opiniones)
Dany
$17.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (9 opiniones)
Macarena
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Alisson
5
5 (6 opiniones)
Alisson
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Aquí vamos

1 - La cobra, para hacer yoga y ganar flexibilidad al mismo tiempo

Entre las posturas más emblemáticas del yoga, ¡la cobra es un must! De hecho, esta postura es ideal para mejorar la respiración y para hacer que todo el cuerpo sea más flexible. De esta forma, aliviarás tensiones y te sentirás mejor.

¿Cómo se hace? ¡Es muy sencillo! Solo tienes que colocarte sobre una esterilla, acostado boca abajo. Coloca las palmas de las manos a ambos lados. Luego, apóyate en los antebrazos para levantar el pecho, pero no la pelvis. ¡Lleva los hombros hacia atrás y ya estás haciendo la postura de la cobra!

Mantenla durante unos 30 segundos, antes de repetir la postura. Por supuesto, puedes integrarla en un saludo al sol o en una secuencia más avanzada.

El hecho es que la cobra es una buena base para trabajar la flexibilidad mientras tomas conciencia de tu cuerpo. Si eres principiante, ¡esta asana es para ti!

2 - La pinza sentada en yoga, ¡flexibilidad garantizada!

La pinza sentada parece, en sí misma, sencilla de hacer, pero hay que entender que no todo el mundo empieza con la misma flexibilidad. Esto es bueno porque te permitirá establecer metas y mejorar poco a poco.

La pinza sentada, cuyo nombre real es Paschimottanasana, consiste en sentarse en el suelo (sobre una esterilla estar más cómodo) con las piernas rectas, ¡pero eso no es todo! El reto es llegar a los pies con las manos y mantener la postura entre uno y tres minutos.

Obviamente, no todo el mundo consigue tocarse los pies desde la primera clase de yoga para principiantes, pero lo principal es sentir tus músculos trabajando, para, al final, llegar a los pies algún día. Sobre todo: ¡no te fuerces, porque podrías hacerte daño! ¡La flexibilidad llegará! 

3- La vela, la postura más divertida en yoga para ser flexible

asanas yoga flexibilidad
Aunque la vela consiste en levantar las piernas hacia el cielo, ¡puedes hacer una variación!

«Recuerda que no importa lo profunda que sea la postura, lo que importa es quién eres cuando consigues hacerla» - Max Strom

También llamada Halâsana, la vela es una postura semiinvertida, que permite tonificar más la columna, además de ganar flexibilidad en la espalda y las piernas. Probablemente estés familiarizado con este movimiento, ya que ha sido muy famoso desde nuestra más tierna infancia.

Aparte de mejorar la flexibilidad, se afirma que tiene cualidades revitalizantes que son buenas para ciertos órganos, sobre todo debido a su movimiento inverso. ¡Te convertirás en todo un Max Strom!

Para hacerla, hay que tumbarse en el suelo con las piernas y los brazos extendidos. Dobla las rodillas acercándolas a las nalgas. A continuación, levanta la cadera y coloca las manos sobre la pelvis para sujetarla. Estira las piernas hacia arriba y mantén la mirada en los pies para no hacerte daño. Mantén la postura escuchando tu cuerpo, durante unas diez respiraciones.

Finalmente, para volver a la postura inicial, hazlo despacio, doblando las rodillas hacia la cara, sin dejar de sostenerte con las manos. ¡Y voilá!

La postura de la vela tiene la principal ventaja de ser divertida a la vez que eficaz para trabajar la flexibilidad. ¡Verás los efectos a largo plazo!

4 - La mariposa, para relajarse gracias al yoga

La mariposa (o Baddha Konasana, parecida a la postura del zapatero) es una postura que ejercita tanto las caderas como los muslos. Aquí es importante mantener la espalda recta.  ¡Ganarás elasticidad y flexibilidad!

Para hacerla, hay que sentarse con las piernas estiradas y poner los pies hacia adentro, como para hacer la postura de loto. Pero hay que juntar las plantas de los pies y bajar las rodillas todo lo que puedas. 

¡Aquí es donde entra en juego la flexibilidad! También es importante no inclinarse demasiado hacia atrás, ya que podrías hacerte daño.

Mantén la postura durante una docena de respiraciones, y aparte del desarrollo muscular, sesión tras sesión, ¡verás los efectos!

Los/las mejores profesores/as de Yoga que están disponibles
Marisol
5
5 (12 opiniones)
Marisol
$16.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Isis
5
5 (11 opiniones)
Isis
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (8 opiniones)
Macarena
$17.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Angélica
5
5 (14 opiniones)
Angélica
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Francisca
5
5 (10 opiniones)
Francisca
$7.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Dany
5
5 (19 opiniones)
Dany
$17.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (9 opiniones)
Macarena
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Alisson
5
5 (6 opiniones)
Alisson
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Marisol
5
5 (12 opiniones)
Marisol
$16.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Isis
5
5 (11 opiniones)
Isis
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (8 opiniones)
Macarena
$17.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Angélica
5
5 (14 opiniones)
Angélica
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Francisca
5
5 (10 opiniones)
Francisca
$7.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Dany
5
5 (19 opiniones)
Dany
$17.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (9 opiniones)
Macarena
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Alisson
5
5 (6 opiniones)
Alisson
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Aquí vamos

5 - El perro boca abajo, una postura básica de yoga para ser flexible

Entre las posturas de yoga más famosas, ¡el perro boca abajo es la más emblemática! El principal interés es poder desarrollar tanto la fuerza como la flexibilidad. En resumen, ¡se ejercita todo el cuerpo!

A cuatro patas, asegúrate de tener los hombros alineados con las muñecas y las nalgas con las rodillas. Luego, empuja la pelvis hacia arriba, formando una especie de V invertida con el cuerpo. Así es como pueden trabajar las extremidades y hacerse más flexibles durante algunas respiraciones.

La tensión del cuello se alivia, la columna se estira y el cuerpo se vuelve más flexible para hacer otras asanas.

¿Buscas clases de yoga? ¡Encuéntralas en Superprof!

6 - El perro boca arriba, una postura de flexibilidad en yoga

ejercicios de flexibilidad yoga
El yoga es una disciplina muy completa, ¡que puede practicar todo el mundo!

De la misma manera, ¡el perro boca arriba es otra de las posturas más famosas! Muy parecido a la cobra, este ejercicio parte del mismo principio y te permite estirar la parte superior e inferior de la espalda, siempre que te pongas bien recto, sobre todo a la altura del cuello.

A diferencia de la cobra, en el perro boca arriba hay que usar la fuerza de las extremidades y, por lo tanto, también ayuda a mejorar la flexibilidad en muñecas y tobillos.

Al igual que con la cobra, hay que colocarse boca abajo en el suelo con las manos a la altura del pecho. Estira las piernas y levanta el pecho con los antebrazos cuando inhales. Entonces, y aquí es donde todo cambia, levanta también la pelvis, así como las piernas. Solo los dedos de los pies tocan el suelo.

Más difícil de lograr que la cobra, el perro boca arriba permite una flexibilidad incomparable de todo el cuerpo, desde los isquiotibiales hasta los hombros, incluida la columna vertebral. ¡Pruébala!

7 - La cara de vaca, para mejorar la flexibilidad al hacer yoga

ejercicios flexibilidad yoga
Muchas posturas se prestan a la flexibilidad, ¡pero no todas son fáciles para los principiantes!

«Cuando te cuidas tú, nos cuidas a todos» - Elena Brower

Con su nombre algo extraño y sus movimientos que parecen serlo también, la postura de la cara de vaca es sin embargo una asana perfecta para ganar flexibilidad, especialmente para los hombros. Esta postura, cuyo nombre real es Gomukhâsana, también permite estirar las rodillas y las caderas, además del pecho.

Siéntate y haz la postura de loto. Luego, levanta la mano opuesta a la rodilla más alta y ponla detrás de la espalda por arriba. Pon la otra mano hacia atrás por debajo, justo debajo del hombro. Únelas en tu espalda, con el pecho abierto y la espalda recta. ¡Flexibilidad garantizada!

¿Has probado nuestras clases de yoga online?

8 - La paloma en yoga, para flexibilizar en el suelo

Si quieres flexibilizar las caderas con el tiempo, ¡la paloma es una postura de yoga ideal! Además, ayuda a estirar el cuerpo en su conjunto, y no solo la columna. Una vez más, puede parecerse a la cobra, ¡con algunos detalles que marcan la diferencia!

A cuatro patas, coloca las manos a la altura de los hombros y lleva la rodilla izquierda hacia adelante. Coloca la pierna en diagonal. Luego, coloca la pierna derecha hacia atrás con el muslo pegado a la esterilla de yoga. Siéntate sobre ella y, sobre todo: ¡respira con regularidad! 

Invierte las piernas después de unos veinte segundos y recuerda: ¡es fundamental escuchar tu cuerpo y no forzarte!

9 - El gato, flexibilizar y respirar en yoga

yoga posturas mas flexibles
Con el yoga, ¡podrás estirarte como un gato!

Con su bonito nombre, el gato (Mârjârâsana) es una postura ideal para ganar flexibilidad en yoga. Se ejercitan los músculos de la columna y los transversales, al igual que todos los músculos de la espalda.

Concretamente, tienes que ponerte de rodillas, con las piernas un poco separadas. Inclínate ligeramente hacia adelante, mientras te apoyas con los brazos. Al inspirar, relaja el vientre y encorva la espalda bajando un poco la cabeza. Al exhalar, levanta la cabeza y endereza la espalda.

A menudo completamos la postura del gato con la postura del perro. Una vez más, la clave aquí, para flexibilizar de forma eficaz y suave, ¡es saber respirar bien!

10 - El árbol, flexibilidad para los yoguis

Particularmente fácil para los que se consideran más «rígidos», la postura del árbol (o Vrikshasana) es el movimiento ideal para unir cuerpo y mente. En esta postura es muy importante el equilibrio, ya que hay que sostenerse sobre una pierna.

Para hacerla, primero hay que ponerse de pie, con las piernas paralelas. Fija un punto al que mirar frente a ti. Luego, coloca todo el peso del cuerpo sobre el pie izquierdo, rotando ligeramente el pie derecho. Levanta este último, juntando las manos a modo de saludo.

Mantén la postura mientras respiras correctamente y, con el paso de las semanas, la columna se volverá más flexible y las caderas más receptivas. ¡Este es un buen comienzo para empezar con el yoga!

Gracias a estas 10 posturas, ya estás listo para empezar a ganar flexibilidad. ¡A probar las clases de yoga!

>

La plataforma que conecta a profes particulares y estudiantes

1ª clase gratis

¿Te gustó este artículo? ¡Puntualo!

5.00 (1 nota(s))
Loading...

Bárbara