«La creatividad es la inteligencia divirtiéndose» - Albert Einstein

¿Cuántas personas son realmente creativas a diario? Tres de cada cuatro españoles practican al menos una actividad creativa en su tiempo de ocio según un estudio. El dibujo y la pintura se encuentran entre esas actividades creativas que desarrollan la imaginación y el sentido artístico.

Pero ¿cómo se puede aprender a dibujar fácilmente sin tener que estudiar Bellas Artes o apuntarse a una escuela de arte? Aquí tienes algunos ejercicios para aprender a dibujar por tu cuenta.

Dibujar una manzana para aprender los conceptos básicos del dibujo

Saber dibujar es una habilidad que todos tenemos; todos los niños dibujan antes de comenzar a escribir. El único matiz es que algunas personas continúan dibujando a medida que crecen y mejoran al practicar. Pero nunca es demasiado tarde para lanzarse.

ejercicios para practicar dibujo
Empieza dibujando una fruta para aprender los conceptos básicos.

Para ello, puedes recibir clases de dibujo en una escuela de arte, en asociaciones, con un profesor particular o aprender de forma autodidacta. Si eliges la última opción, es recomendable que realices tu propio programa de ejercicios para poder progresar. Y antes de embarcarte en la pintura acrílica o al óleo, es fundamental conocer los conceptos básicos del dibujo.

En los talleres de pintura, se suele empezar haciendo un dibujo de una fruta, por ejemplo, una manzana. Por tanto, te aconsejamos que practiques con este ejercicio para aprender a dibujar teniendo una buena base.

Coge una manzana, ponla frente a ti sobre una mesa y comienza dibujando la manzana con un lápiz de grafito. El dibujo quedará entonces en tono gris. Este es un primer ejercicio que te permite no solo aprender a hacer formas realistas, sino también descubrir cómo transcribir curvas a través del juego de sombras y luces.

Para centrar tu dibujo, puedes hacer una línea vertical y una línea horizontal en el medio de la hoja.

Dibujar un paisaje urbano para practicar la perspectiva

La perspectiva no siempre ha sido la especialidad de los artistas. Antes del Renacimiento, los pintores y dibujantes tenían muy poco conocimiento de cómo representar la profundidad en un medio en dos dimensiones.

Tanto en la Edad Media como en el arte contemporáneo, la historia del arte ha conocido obras muy importantes que no tienen perspectiva ni profundidad. Esto no siempre significa que el artista no la dominara, sino que fue una elección artística deliberada. Pero para poder elegir, hay que empezar por dominar esta perspectiva.

El ejercicio más fácil para entender cómo funciona la perspectiva es dibujar un paisaje urbano.

Empieza colocando un punto en el centro de la hoja. A partir de este punto, dibuja varias líneas rectas que vayan a ambos lados del espacio. Dibuja también hacia la derecha y hacia la izquierda, en la parte superior e inferior de la hoja.

Una vez dibujadas, utilízalas para crear edificios dibujando líneas verticales. Estas serán las fachadas de los edificios. Las dos líneas de la parte inferior de la página (una a la izquierda y otra a la derecha del punto de fuga) se utilizan para delimitar la carretera.

Puedes terminar el dibujo colocando líneas horizontales para hacer los techos de los edificios y colocar las ventanas y puertas para personalizar el dibujo.

Ejercicio de dibujo: dominar los colores

Para comprender completamente el uso de los colores en el dibujo y la pintura, es necesario ir más allá de la etapa de los colores primarios que se da en las clases de artes plásticas del instituto. Hay que pasar al uso de los colores secundarios y de los colores complementarios.

Debes saber que para asociar colores entre sí existen ciertos códigos. Por ejemplo, el violeta combina bien con el amarillo, el verde con el rojo y el naranja con el azul. En efecto, esta técnica consiste en utilizar, para un color secundario, el color primario que no se utiliza para su mezcla. Por eso, el amarillo va a la perfección con el violeta, que está formado por el azul y el rojo.

combinar colores en dibujo
Debes dominar los colores para obtener una mejor calidad de dibujo.

Para aplicar esta fórmula, puedes hacer un pequeño dibujo rápidamente tres veces y luego colorearlo cada vez con dos colores complementarios. Tu cerebro retendrá visualmente este código del color.

Dibujar 15 minutos al día para mejorar tus habilidades

Cualquier artista, ilustrador o dibujante te dirá que la clave del progreso es la práctica. Puedes leer todos los manuales de dibujo que existen o ver todos los videotutoriales de YouTube, pero sin práctica artística no podrás progresar.

Ya quieras mejorar en el dibujo naturalista, los cómics o el dibujo manga, el secreto es el mismo: practicar, practicar y practicar de nuevo.

Hay un truco sencillo para conseguirlo: reservar entre 10 minutos y media hora al día para dibujar.

No es necesario pintar al óleo sobre un lienzo grande. El objetivo es entrenar la mano. Coge un cuaderno de dibujo e intenta dibujar durante unos minutos. Puedes dibujar lo que quieras: un retrato, un paisaje, un mandala, un dragón, ¡lo que sea!

Lo mismo ocurre con la técnica: carboncillo, grafito, bolígrafo, tinta china, lápices de colores, rotuladores… El objetivo es practicar. Puede que no veas los beneficios de inmediato, pero tu mano y tu cerebro se acordarán de los trazos.

Aprender a dibujar una cara para progresar

El retrato en el dibujo y la pintura es un excelente ejercicio para trabajar la observación, las proporciones, el encuadre del dibujo, el realismo, las sombras y las luces. En definitiva, es un ejercicio muy completo, aunque también difícil.

Es difícil lanzarse a la creación de un rostro o de un retrato cuando se empieza a dibujar. No debes tener miedo de que te salga mal, ya que se trata de un ejercicio para practicar y mejorar, no para mostrarlo en una exposición de arte.

Así que relájate y pídele a un amigo que pose. Si lo prefieres (o si no tienes un amigo dispuesto), también puedes dibujar a partir de una foto.

Empieza colocando el centro de la cara con los ojos y la nariz. Después, dibuja la boca, luego el contorno de la cara. Finalmente, hay que dibujar las orejas y el cabello.

Repite este ejercicio tomando como modelo una nueva cara cada vez o repitiendo el mismo retrato. Lo mejor es alternar antes de volver al primer retrato. Así, podrás ver tu progreso para animarte.

iniciarse en dibujo
Haciendo retratos trabajarás la observación.

Dibujar sobre la marcha para convertirte en dibujante

Otra etapa del aprendiz de dibujante: aprender a dibujar sobre la marcha.

Este ejercicio es muy interesante para desarrollar tu sentido de la observación. También le permite al artista dejarse llevar. De hecho, cuando uno dibuja tranquilamente en una mesa de dibujo según un modelo, es habitual tomarse su tiempo y dibujar todos los detalles más pequeños.

En cambio, dibujar sobre la marcha no es un ejercicio de velocidad, pero sí que debes centrarte en los elementos esenciales ya que lo que está frente a ti no estará ahí mucho tiempo. Por eso, hay que darse prisa para obtener la mayor cantidad de información posible.

Puedes dibujar por ejemplo en el metro, en la calle, en la terraza de una cafetería. Y dibujar a los transeúntes, las escenas que vayan cambiando, etc.

Este ejercicio te permite agudizar tu ojo artístico. Ten en cuenta que no podrás dibujarlo todo correctamente, así que sé indulgente contigo mismo.

Reproducir una obra artística para aprender a dibujar

El dibujo y la pintura son actividades que ofrecen una amplia variedad de ejercicios, todos igualmente interesantes.

Reproducir una obra existente es uno de los ejercicios que se suelen hacer durante un curso de dibujo. No solo permite al dibujante especificar el estilo de pintura que le gusta, sino que también permite descubrir nuevas técnicas.

Elige una entre las muchas fotos de obras de arte que podrás encontrar en Internet, en las redes sociales o en otros lugares. En los talleres y cursos de arte, los profesores suelen entregar una serie de fotos con las mejores obras de la historia del arte para poder elegir la que más te guste para dibujarla.

¡Atención! Evidentemente, no tienes derecho a declarar que la obra es tuya, ya que es una reproducción.

Para reproducir mejor la pintura o el dibujo, utiliza la técnica de la cuadrícula. Haz una cuadrícula regular con un lápiz de madera sobre la imagen que deseas reproducir, luego haz la misma cuadrícula en tu hoja de papel. Así tendrás las referencias necesarias para copiar el dibujo.

También hay muchas apps para aprender a dibujar. ¡Descúbrelas!

Clases de dibujo: hacer un tema cada semana

Naturaleza muerta, retrato, paisaje, modelo vivo, animales… Aunque tengas un tema favorito, puede ser interesante aprender a dibujar cosas a las que no estés acostumbrado.

ejercicios dibujo
¡Aprende diferentes estilos de dibujo!

Cambiando de temas y estilos con regularidad, poco a poco irás descubriendo cómo dibujar manga, diferentes personajes, el cuerpo humano, formas sencillas… Aprender a dibujar también implica diversidad.

Así que intenta hacer un tema diferente cada semana o cada mes. Por ejemplo, puedes desarrollar el tema «Cómo aprender a dibujar animales» descubriendo dibujos naturalistas, etc.

Como principiante, podrás descubrir nuevas pasiones. ¡Así que no dudes en ponerte a prueba!

¿Necesitas un/a profe de Dibujo?

¿Te gustó este artículo?

0 voto(s)
Loading...

Leyla