«Sin técnica, un don no es más que una mala costumbre» - Georges Brassens (1921-1981) en la canción «Le Mauvais Sujet Repenti»

Hay muchos músicos principiantes que quieren aprender a tocar la guitarra, el piano y el violín. Pero en la práctica musical, hay mucha menos gente que tiene una afición natural por el bajo.

A menudo, son los guitarristas los que comienzan a tocar el bajo y, sin embargo, no tocamos una línea de bajo como podríamos tocar la guitarra eléctrica (o la guitarra acústica).

Según una encuesta por la firma AudienceNet, los españoles de entre 16 y 64 años dedicaron durante 2019 una media de 19,8 horas semanales a escuchar música, es decir 2,8 horas al día. Además, el 18 % de los españoles toca un instrumento musical, y el 10 % de ellos elige aprender a tocar el piano.

¿Eres de los que tocan el bajo y quieres saber más sobre este instrumento? ¡Aquí tienes un pequeño resumen de la historia del bajo!

El bajo, un instrumento musical muy joven

La música tradicional africana y oriental ha legado a occidente instrumentos cuya tesitura, reducido número de cuerdas, posición horizontal y papel en la orquesta han prefigurado el bajo eléctrico.

Origen del bajo eléctrico
¿Sabías que el bajo proviene de una idea de ampliar el contrabajo y que se tocara horizontalmente?

Estos instrumentos incluyen el laúd de mástil largo (imzad) de los tuaregs, el molo que se toca con la púa y el xalam de Senegal (cinco cuerdas), así como también el gembri de tres cuerdas del Gnaoua.

Durante el siglo XX, los contrabajistas buscaban una solución para poder tocar más fuerte. En los años 30 en los Estados Unidos, el swing y el jazz destacaban por encima de la música tradicional. La música se toca cada vez más fuerte y los grupos necesitan cada vez más moverse de ciudad en ciudad.

Debido a sus dimensiones, el contrabajo era difícil de mover, y su volumen de sonido ya no podía competir con un recién llegado al mercado de la música: la guitarra eléctrica de Les Paul.

El bajo eléctrico, al igual que la guitarra eléctrica, se inventó para subsanar la falta de potencia sonora de los instrumentos acústicos utilizados en los estilos de música country, rock and roll, jazz y blues. Además, los lutieres y los músicos buscaban crear un instrumento más potente y menos voluminoso que el contrabajo.

La compañía Gibson conceptualizó el primer bajo acústico en 1910: el Mando Bass. Era un prototipo de bajo sin amplificador, pero esta innovación aún no satisfacía la necesidad de que los músicos tocaran más alto en la orquesta.

No fue hasta los años 30 cuando se creó el primer bajo eléctrico. En 1933, el estadounidense Paul Tutmarc logró construir bajos eléctricos, del tamaño de un violonchelo y en series limitadas: el Model 736 Bass Fiddle. El instrumento se equipa con un diapasón de 30°, un cuerpo sólido y un micrófono electromagnético.

Posteriormente, diseñó un segundo modelo del tamaño de las guitarras, con trastes y que se tocaba horizontalmente. La adición de trastes al modelo de bajo de cuatro cuerdas facilitó su uso y la reproducción de notas musicales, siendo más fácil de sostener que los primeros prototipos.

Durante los años 30, el instrumento de Paul Tutmarc no tuvo éxito y su innovación cayó en el olvido. Los fabricantes Gibson y Rickenbacker estaban bastante interesados ​​en mejorar lo existente, en particular buscando desarrollar un modelo de contrabajo eléctrico. Pero esta idea tampoco tuvo éxito.

Hay que esperar casi veinte años para que vuelva a surgir la invención de Tutmarc: nació el bajo eléctrico que iba a revolucionar la historia de la música y también la cultura estadounidense.

Y como resultado, en un contexto de aceleración de la globalización liberal, el bajo eléctrico trastocaría la cultura mundial.

Los primeros bajos eléctricos de mediados del siglo XX

El bajo eléctrico es uno de los pocos instrumentos que se ha inventado con el único objetivo de conectarse a un amplificador.

origen bajo acustico
Muchos bajistas pueden divertirse gracias a una sección rítmica con el Jazz Bass.

Desde el momento en que Paul Tutmarc inventó la posibilidad de crear un primer bajo conectado a un amplificador, solo faltaba mejorar el instrumento mediante innovaciones secundarias. En cuanto se encuentra el proceso industrial para una innovación importante (como el tren de vapor, el automóvil o el ordenador), las innovaciones secundarias permiten mejorar el producto y diversificar la producción.

Fue Leo Fender (1909-1991) quien lanzó el primer bajo eléctrico de cuerpo completo en 1951: el Precision Bass. Es un bajo provisto de trastes para superar el problema de la precisión de las notas del contrabajo, con un micrófono colocado entre el mástil y el puente.

Este bajo fue ampliamente utilizado en la música soul, en particular por Jet Harris (del grupo The Shadows), James Jamerson (del grupo Motown) o incluso Rocco Prestia. Este bajo les da a sus músicos un ritmo muy especial.

En 1960 se lanzó un nuevo modelo de bajo: el Jazz Bass. Este bajo modifica los sonidos y ofrece una renovación musical, sobre todo porque tiene dos micrófonos y un mástil más fino que el Precision Bass, su hermano mayor de diez años. El micrófono situado cerca del puente emite un tono medio, mientras que el que está al principio del mástil produce un sonido muy grave.

Durante los años 60, los fabricantes ampliaron sus variantes, por lo que Gibson, Höfner, Rickenbacker y Fender inundaron el mercado de la música. El bajo eléctrico, especialmente el Jazz Bass de Fender, irrumpió en los estudios de grabación y los conciertos.

Los años 60 marcaron la edad de oro del rock: The Beatles, Pink Floyd, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Led Zeppelin, The Animals, The Rolling Stones, Bob Dylan, Joan Baez, The Who, The Doors, etc.

Los años dorados y el período de posguerra vieron una explosión cultural mundial que, asociada con el progreso técnico, crearon un floreciente mercado mundial para el bajo eléctrico.

A finales de los 60, se integró un preamplificador en el instrumento para aumentar los agudos y los graves, y muchos músicos, como el bajista Marcus Miller o Jaco Pastorius, usaron el Jazz Bass.

Durante la misma década, los fabricantes amplían su oferta y surgen más y más marcas:

  • Ibáñez
  • Music Man
  • Danelectro
  • ESP Guitars
  • G&L Instruments
  • Bc Rich
  • Cort
  • Alembic
  • Warwick

El bajo corresponde a la afinación de las cuatro cuerdas más graves de la guitarra, solo que una octava más grave (mi, la, re, sol) y reemplaza gradualmente al contrabajo, especialmente en el rock and roll, la música pop y luego el hard rock y el metal.

La evolución del bajo desde los 70

En los años 70, algunos bajistas volvieron al bajo sin trastes: el fretless bass.

bajo electrico
El progreso del siglo XX revolucionó los estilos musicales y la cultura, ¡sobre todo la de los festivales!

Este es particularmente el caso de Jaco Pastorius (1951-1987), conocido por haber popularizado el bajo sin trastes, tanto como instrumento que acompaña el ritmo como solista.

El bajo sin trastes hizo posible reproducir frecuencias de notas con un sonido más cálido que con un bajo con trastes, y el músico podía hacer slides o vibratos en sentido longitudinal más fácilmente.

El deseo de explorar nuevos horizontes llevó a la creación, en 1974, de un bajo de seis cuerdas. El bajista Anthony Jackson habla con el lutier Carl Thomson sobre esta necesidad de tocar un bajo de seis cuerdas. ¿El objetivo? Tocar más grave, una cuarta por debajo de la cuerda mi. Así, este lutier profesional añadió una cuerda aguda en do y una cuerda aguda en si y Jackson llama al instrumento contrabass.

Los 70 fueron los años del rock en los que se intenta diversificar los tipos de madera utilizados: ébano, arce, abeto, palisandro, fresno... ¡Los lutieres se van renovando!

El bajo desde los 80

La era digital y la informática han creado, desde mediados del siglo XX, nuevos estilos y nuevos instrumentos musicales, entre ellos, además de la guitarra eléctrica, el bajo eléctrico, con amplificación.

bajo acustico
Soy bajista: ¿qué bajo debo elegir? El bajo ha sufrido tantos cambios desde los años 80...

Se crean bajos con cinco, seis y ocho cuerdas; también hay bajos de mástil grueso, mástil plano, etc. Los años 80 también vieron la diversificación de micrófonos y botones de volumen y tono, mejora de la mecánica y la cejilla.

Después, los fabricantes buscan ampliar su oferta para satisfacer la demanda (¡y su volumen de negocios también!) y la intersubjetividad de los gustos, ya que los consumidores tienen un gusto pronunciado por la diversidad de productos.

En las décadas de los 80 y 90, los compositores buscaban enriquecer su expresión musical. Por ello, se inventan muchas variantes del bajo: con o sin trastes, cuerdas de bajo duplicadas, bajo de seis cuerdas con 24 trastes, subbajos con una octava por debajo del bajo estándar. Los bajos de cinco o seis cuerdas se usan principalmente para los estilos latinos, jazz, funk o metal.

Con apenas 90 años de historia, el bajo se divide en varios tipos de subinstrumentos:

  • Bajo eléctrico.
  • Bajo electroacústico, para conciertos sin amplificadores; se toca como un contrabajo pero con trastes.
  • Bajo sin trastes.
  • Bajo de rango extendido (ERB): bajos con cinco o seis cuerdas.

Hoy en día, los bajistas usan amplificadores combo o cabezales con varias tecnologías, como válvulas o transistores.

Ten en cuenta que los amplificadores de bajo son diferentes de los amplificadores de guitarra. No admiten las mismas frecuencias.

¡Ya lo sabes todo sobre la historia del bajo! ¡Esto te ayudará a elegir tu primer bajo antes de apuntarte a clases de bajo!

¿Necesitas un/a profe de Guitarra?

¿Te gustó este artículo?

0.00/5, 0 votes
Loading...

Leyla