«La música expresa lo que no se puede decir y aquello sobre lo que es imposible estar en silencio» - Victor Hugo

La educación musical es una costumbre muy extendida entre los niños. De hecho, muchos de nosotros aprendimos solfeo, practicamos el piano, tocamos la flauta en el colegio o incluso nos iniciamos en la guitarra. Estos inicios, muy a menudo, iban acompañados de una práctica vocal no siempre muy supervisada.

Y, sin embargo, entre la introducción a la música, los conservatorios, la práctica colectiva o los coros, hay muchas oportunidades para aprender la técnica vocal. Por ejemplo, según un informe de Singing Europe, ¿sabías que en Europa hay 37 millones de miembros en coros?

Es una cifra importante que nos indica que efectivamente la voz es un instrumento musical por derecho propio, que interesa a muchísima gente. Para completar la formación musical o introducirse en la música lo antes posible, ¡las clases de canto para niños son ideales!

Sin embargo, puede que te sientas un poco reticente por lo desconocido de tal disciplina. De hecho, básicamente, ¿en qué consiste una clase de canto? ¿Qué aprenden los niños en esas clases? ¿Cómo se lleva a cabo un curso de introducción al canto? Aquí tenemos todas las respuestas a estas preguntas, ¡y mucho más!

Los/las mejores profesores/as de Canto que están disponibles
¡1a clase gratis!
Verónica
5
5 (17 opiniones)
Verónica
$14.000
/h
¡1a clase gratis!
Martín
5
5 (9 opiniones)
Martín
$15.000
/h
¡1a clase gratis!
Claudia catalina
5
5 (8 opiniones)
Claudia catalina
$18.000
/h
¡1a clase gratis!
Vanessa
5
5 (16 opiniones)
Vanessa
$16.000
/h
¡1a clase gratis!
Paulina
5
5 (11 opiniones)
Paulina
$12.000
/h
¡1a clase gratis!
Rose
5
5 (2 opiniones)
Rose
$10.000
/h
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (8 opiniones)
Macarena
$10.000
/h
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (13 opiniones)
Pablo
$20.000
/h
¡1a clase gratis!
Verónica
5
5 (17 opiniones)
Verónica
$14.000
/h
¡1a clase gratis!
Martín
5
5 (9 opiniones)
Martín
$15.000
/h
¡1a clase gratis!
Claudia catalina
5
5 (8 opiniones)
Claudia catalina
$18.000
/h
¡1a clase gratis!
Vanessa
5
5 (16 opiniones)
Vanessa
$16.000
/h
¡1a clase gratis!
Paulina
5
5 (11 opiniones)
Paulina
$12.000
/h
¡1a clase gratis!
Rose
5
5 (2 opiniones)
Rose
$10.000
/h
¡1a clase gratis!
Macarena
5
5 (8 opiniones)
Macarena
$10.000
/h
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (13 opiniones)
Pablo
$20.000
/h
1ª clase gratis>

Clases de canto para niños: el primer encuentro

profesor de canto para niños
¿Tu hijo es músico y quiere acompañar su instrumento con la voz? ¡Apúntalo a clases de canto!

«Después del silencio, lo que más se acerca a expresar lo inexpresable es la música» -Aldous Huxley

Durante una primera clase o una clase de prueba, un niño entiende rápidamente que está tratando con un profesor de música, ¡uno real! Ya no se trata de cantar frente al espejo en el baño, sino de aprender a controlar el órgano vocal realizando ejercicios vocales.

Y cuando se trata de recibir clases con un profesor, las cosas son bastante diferentes, ya que el niño tiene que aprender a mejorar. Por lo tanto, es importante organizar una primera «reunión» con el profesor.

¿A tu hijo le gusta la música actual? Pues háblalo con el profesor particular. ¿Quiere mejorar su afinación? Pues pídele que trabaje en ella. Todas esas pequeñas cosas que parecen detalles son, de hecho, lo que el profesor de canto necesita saber para trabajar mejor con el niño. ¡Como con los adultos en realidad!

Estas pequeñas cosas permitirán al profesor guiar y ayudar a su alumno y organizar un programa lo más completo posible. ¿El objetivo? Cumplir con las expectativas del niño lo mejor posible, adaptándose a su nivel y sus necesidades.

Entre las cosas que se deben abordar en este primer encuentro, encontramos:

  • El nivel de solfeo del niño, para ver si puede apoyarse en una partitura.
  • Las expectativas del alumno en la práctica del canto.
  • Su experiencia en la materia: ¿ha tomado ya clases de canto?
  • El estilo de música que más le gusta.
  • Su tesitura.
  • Su timbre de voz.
  • Su postura cuando canta.
  • El control de la respiración.
  • Su afinidad general.
  • ¡Y muchas otras cosas!

Como ves, este primer encuentro es fundamental para poder desarrollar las clases de canto de la forma más efectiva posible para el niño. Por lo tanto, esto constituye un primer paso, que muy a menudo lleva una clase completa.

Pero entonces, una vez que se saben todos estos elementos, ¿en qué consiste una clase de canto «normal»?

Clases de canto para niños: calentamiento

calentamiento vocal niños
¿Tu gatito quiere cantar? ¡Apúntalo a clases para niños!

Una clase de canto para niños suele durar una hora. Durante ese tiempo, se abordarán muchos puntos, tanto a nivel físico como a nivel vocal. Y al igual que las clases de cualquier deporte, toda clase de canto comienza con el calentamiento de las cuerdas vocales. 

Tanto si el alumno está en parvulitos como en el último curso de la ESO, nunca se empieza a cantar sin antes haber calentado la voz. Dado que el profesor particular ya sabe las habilidades y la tesitura del niño, podrá proponerle los ejercicios de calentamiento más personalizados posibles.

Si es una clase en grupo, también existen ciertos ejercicios comunes, con el fin de prepararse para cantar a coro, ¡con alegría y buen humor!

Durante este calentamiento, el profesor particular puede vigilar los comportamientos de cada alumno y corregir los malos hábitos. Es importante corregir las cosas desde el principio, antes de llegar al meollo del asunto.

¿Cómo se divide una clase de canto para niños?

respiracion en canto para niños
Percusión, flauta travesera, guitarras… ¡Solo falta la voz de un niño para que la orquesta sea excelente!

«No tengo tiempo para leer poesía, por eso la canto. No hay tiempo para leerla, pero sí para escucharla» - John Lennon

Tras el calentamiento, que lleva unos cuantos minutos de clase, las cuerdas vocales están listas para cantar, pero también para trabajar. Y lo normal es que el resto de una clase de canto, ya sea una clase para adultos o para los más pequeños, se divida en dos partes: 

  • La parte más técnica.
  • La práctica de una canción (¡o varias, por supuesto!).

Trabajar la técnica

Tras el calentamiento, llega el momento de medir de forma concreta lo que implica la enseñanza artística y vocal, a través de la progresión. Tanto para adultos como para niños, existen ciertos ejercicios que permiten desarrollar la afinidad, etc. Evidentemente, estos ejercicios se adaptan, según se trate de clases individuales o no, de adultos o no.

Concretamente, esta parte de la clase se compone, por tanto, de ejercicios a repetir después del profesor, con el fin de adquirir reflejos musicales, mejor concentración o incluso movimientos musculares más efectivos. El alumno deberá comprender estos reflejos y apropiarse de ellos a lo largo de las clases para poder cantar mejor.

Por ejemplo, los ejercicios de respiración son esenciales para que el niño aprenda a cantar sin desafinar, así como a adquirir los automatismos para coger aire en el momento más oportuno.

Aunque entender el proceso de la respiración no es complicado en sí mismo, opnerlo en práctica sí que lo es, así que hay que practicar, hacer ejercicios y, sobre todo, no desanimarse. En las escuelas de música se aprende todo esto, además de aprender a conocer tu cuerpo, a través del diafragma, las costillas, el abdomen, etc. ¡Cantar es físico!

La primera parte de la clase también se utiliza para comprender cómo se relacionan el cuerpo y el canto, levantando la cabeza, poniendo rígida la mandíbula o poniendo recta la espalda. Al corregir el profesor los malos hábitos, el niño empieza a ser consciente de que con regularidad y trabajo puede cantar mejor.

¡Y de eso trata la segunda parte de la clase!

La práctica

practica vocal niños
¡Cantar en coro siempre es una buena idea para un niño!

La segunda y última parte de una clase de canto para niños consiste en un momento que los niños aprecian especialmente: la práctica. Entre la cultura musical y la diversión, el momento en el que cantamos suele ser el que más se disfruta, ¡pero no solo se trata de disfrutar!

De hecho, aunque la práctica es divertida, también es una oportunidad para que el alumno ponga en práctica lo que acaba de aprender y lo visualice en un contexto concreto.

La idea es, por tanto, trabajar una canción (o varias) como ejemplo y, al mismo tiempo, aprender lo que significa el término «interpretar». Porque no se trata solo de reproducir las canciones, sino también de sentirlas. ¡Para eso están las clases de canto para niños!

Así, el profesor se centrará en los gustos musicales de los alumnos, con el fin de descubrir qué música puede hacerlos trabajar y, al mismo tiempo, permitirles disfrutar cantando.

Normalmente, se prefieren las canciones en español, pero conforme van pasando las clases y según la edad y el nivel de los niños, también pueden practicar con canciones en inglés. Con las canciones extranjeras también habrá que trabajar la pronunciación, que nunca se debe pasar por alto al cantar.

El desafío también es comprender de manera concreta la noción de tesitura, ya que no todas las canciones son adecuadas para todos los timbres y todas las voces. Desde esta perspectiva, la clase de prueba suele ser muy útil para que el niño encuentre su lugar correcto en un grupo.

Al final de la clase, en ocasiones, el profesor proporciona recursos para practicar en casa o incluso ejercicios, que permitirán a todos los niños progresar a su propio ritmo, sin presiones y a lo largo de varios días. ¡Para cantar aún mejor la semana siguiente!

¿Conoces nuestro curso de canto?

En conclusión, una clase de canto para niños se desarrolla de una manera relativamente clásica y comparable a una clase de canto para adultos. Alejadas de la improvisación o el canto coral, se trata menos de cantar a pleno pulmón y más de reflexionar sobre la práctica del canto y la técnica vocal.

¿La única diferencia? El profesor, que se adapta al nivel y edad de los grupos de alumnos. Y al final, ¡esto es quizás lo más importante para progresar!

¿Necesitas un/a profe de Canto?

¿Te gustó este artículo?

0 voto(s)
Loading...

Leyla