«Yo le decía a la gente que era batería incluso antes de tener una batería. Mentalmente, ya era batería», Keith Moon, batería del grupo de rock inglés The Who.

El 42 % de los músicos empezaron a aprender a tocar sus respectivos instrumentos (guitarra acústica, violín, saxofón, clarinete, etc.) entre los 5 y los 9 años, según las encuestas. Pero es no quiere decir que no se pueda aprender a tocar un instrumento de más mayor. ¡Nunca es demasiado tarde! Además, la batería no es de los instrumentos que más atrae a los niños. Cuando tenemos entre 5 y 9 años no somos capaces de reconocer el valor de la batería en la música (a veces ni siquiera de mayores) y a priori no forma parte de los instrumentos que queremos aprender a tocar. Siempre toman la delante instrumentos como el piano o la guitarra. Con la edad, no obstante, ganamos en paciencia y en constancia para aprender a tocar la batería.

Los/las mejores profesores/as de Batería que están disponibles
Claudio
5
5 (14 opiniones)
Claudio
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Danilo
5
5 (4 opiniones)
Danilo
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (14 opiniones)
Pablo
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Nikolai
4.9
4.9 (7 opiniones)
Nikolai
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Alejandro
5
5 (15 opiniones)
Alejandro
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jorge
5
5 (5 opiniones)
Jorge
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pancho
5
5 (1 opiniones)
Pancho
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Mario
5
5 (6 opiniones)
Mario
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Claudio
5
5 (14 opiniones)
Claudio
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Danilo
5
5 (4 opiniones)
Danilo
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (14 opiniones)
Pablo
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Nikolai
4.9
4.9 (7 opiniones)
Nikolai
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Alejandro
5
5 (15 opiniones)
Alejandro
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jorge
5
5 (5 opiniones)
Jorge
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pancho
5
5 (1 opiniones)
Pancho
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Mario
5
5 (6 opiniones)
Mario
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Aquí vamos

¿De qué está compuesta una batería?

Tocar la batería es, ante todo, conocer el instrumento. Si llegas a una clase de batería y conoces de qué se compone el instrumento y cómo funciona, ya tendrás medio camino andado y entenderás mejor lo que explique tu profesor. Además, mejorarás más rápidamente en el aprendizaje de lo fundamental, aparte del ritmo binario y ternario.

Para empezar, la batería tiene tres grandes categorías de instrumentos que la componen:

  • Los tambores: es decir, las cajas de resonancia.
  • Los platillos o timbales: con un sonido agudo y metálico, que aportan fineza y color a la disciplina del batería.
  • Los accesorios: que en realidad no son accesorios, sino elementos esenciales. Hablamos de los pedales, fundamentales para fijar los elementos de la batería.
Existen distintos tipos de baterías.
Las baterías acústicas son parecidas a esta.

Entre los tambores, queremos destacar la caja. Este tambor es menos profundo que los otros y tiene un sonido más agudo, gracias al timbre que tiene de fondo. Esta pieza sirve para darle ritmo a la canción y, por si te interesa, en inglés se llama snare drum. Ahora mencionaremos el resto de tambores:

  • El bombo: o bass drum en inglés. Es el tambor que más resuena y el que tiene el sonido más grave. Se coloca a los lados y se golpea con un pedal.
  • El tomtom: generalmente son tres y cada uno tiene un sonido que suele de ir de grave a agudo. Sirve principalmente para los redobles de tambor y para darle diversidad a la composición.

Pasamos a los distintos platillos de la batería:

  • El platillo charleston: que se usa para marcar el tempo de una canción. Se trata de dos platillos que chocan el uno contra el otro y que se usan con un pedal.
  • El platillo ride: suele posicionarse a la derecha del batería y puede reemplazar al charleston en algunos casos.
  • El platillo crash: más fino que el ride y se usa para marcar un momento con más fuerza y énfasis.
  • El platillo splash: el más pequeño de los tres y también el menos habitual.

Sin embargo, lo genial de la batería es que puedes personalizarla como tú quieras y seguir añadiéndole mejoras o cambios. En función de tu gusto, de tu manera de tocar y del estilo de música que toques, podrás optar por distintos bombos, cencerros, tocar sin charleston, etc. Empieza primero con una batería estándar y luego evoluciónala a medida que mejoras.

¿Qué necesitas para aprender a tocar la batería?

Ganas.

Beneficios de tocar la bateria
¿Quién te inspira? Foto de Brett Sayles.

Desde luego las ganas eso es lo primero que necesitas y lo fundamental. Nunca debes empezar a tocar un instrumento por obligación. Es posible que al principio no vayas muy motivado o te sientas indiferente, pero no es lo mismo que ir a desgana.

Suele pasar que algunos padres obligan a sus hijos a ir al conservatorio, ¿crees que es adecuado?

Por otro lado, tocar un instrumento supone un gasto. Si vamos al conservatorio o a clases particulares, hay que pagarlas. Si somos autodidactas el gasto será menor, pero elijamos la opción que elijamos siempre debemos hacer un gasto inicial: la compra del instrumento.

El precio de una batería nueva decente no baja de los 1 000 €. Sin embargo, podemos fácilmente conseguir una batería de segunda mano en buen estado por unos 200 €. Si eres principiante, te recomendamos encarecidamente que compres una batería de segunda mano, ya habrá tiempo en un futuro para comprar una batería nueva de paquete.

Motivación

Muy en relación con las ganas. Tocar la batería supone un esfuerzo mental y físico, por lo que es probable que no siempre tengamos ganas de practicar.

¿Cómo mantener la motivación? Marcándonos rutinas. Si vamos a clases de batería con un profesor de música, ya tendremos fijadas las horas en las que vamos a practicar batería. Para mantener el nivel e ir aprendiendo poco a poco, como mínimo hay que ir dos horas a la semana a clases de batería. Lo ideal para avanzar más rápido ya sería ir tres o cuatro, aunque igual es más difícil de cuadrar con tu rutina.

Ya vayas, una, dos o cinco horas, lo que siempre puedes hacer es practicar en casa. Esto es más que recomendable. Si tienes una batería en casa, mejor que mejor. Si no, puedes practicar con las baquetas y repasar las partituras.

Por otro lado, si eres autodidacta tendrás que ser más exigente contigo mismo. Deberás ser profesor y alumno al mismo tiempo. Lo mejor es que te fijes unas metas y realices un aprendizaje ordenado. Así mismo, reserva unas horas determinadas a la semana para la práctica de batería.

Como aprender a tocar la bateria
Conoce tu instrumento.

Fuentes de motivación

Cuando tocas un instrumento, no todo es practicar y practicar de forma solitaria. Lo bueno que tiene la música es que une.

En cuanto comiences a tocar la batería no dudes en unirte a grupos de baterías principiantes, seguir canales en YouTube de profes de batería, mirar vídeos de baterías famosos... En la web hay un montón de recursos que te harán sentirte acompañado en tu proceso de aprendizaje.

Y si tienes algún amigo que toca otro instrumento, ¿por qué no practicáis juntos? Verás que la práctica se te hace mucho más amena.

¿Te gustaría formar una banda de garaje?

Práctica

Lo de que para tocar bien la batería se necesita práctica es una obviedad. Y es que para realizar cualquier actividad medianamente bien se necesita práctica.

En cuanto a las horas que le debes dedicar por semana a la práctica de batería, depende de cuál sea tu objetivo:

  • ¿Tocas la batería por ocio y quieres aprender a tu ritmo?
  • ¿Quieres dar algún conciertillo con tu banda?
  • ¿Te interesa dedicarte profesionalmente a la música?

Tienes que tener claro cuál es tu objetivo para establecer un ritmo de trabajo.

Si quieres buscarte la vida en el mundo de la música y dominar medianamente bien la batería, es casi obligatorio que practiques todos los días. Tocar la batería debe convertirse en algo que forma parte de tu día a día sin pensarlo, como ducharse o comer. No pasa nada por si un día no tocas, no te apetece, no te encuentras bien o te tomas el día libre; pero por defecto debes tenerlo incluido en tu rutina diaria.

Lo que sí podemos afirmar es que es mejor una práctica corta y regular que larga e irregular. ¿Qué queremos decir con esto? Que progresarás más si prácticas veinte minutos cada día que si prácticas dos horas un día a la semana.

Herramientas

Sobra decir que para tocar la batería, hace falta una batería. En el apartado anterior te contamos las partes de la batería y las características de cada una. Es fundamental que las conozcas y te familiarices con ellas.

¿Y si no tengo batería en casa? Sobre todo cuanto eres principiante, tienes que aprender muchas cosas de música, no solo se trata de estar dándole golpes a la batería todo el rato. Necesitas hacer el oído, entender el solfeo o las tablaturas, seguir el ritmo, entender el funcionamiento del instrumento, aprender a cuidarlo y mantenerlo... Tocar un instrumento es como adentrarse en un nuevo mundo.

A continuación te vamos a contar algunos ejercicios que puedes realizar sin batería pero con lo que mejorarás tu aprendizaje.

  • Air drumming: es tocar la batería sin batería. Es como si tocases una batería imaginaria, pero lo que estás tocando es el aire. Puedes hacerlo con baquetas o sin ellas.
  • Palmadas: escoge la canción que quieras y marca el ritmo con las palmas.
  • Pads: se trata de un aparato que semeja la función de un tom en una batería acústica. Transmite al módulo el sonido que produce cuando lo golpeas pero de forma más silenciosa. Sirve para practicar ritmos.
Aprender a tocar la bateria
Motívate con el air drumming.

Clases particulares

Si quieres aprender a tocar la batería necesitas ir a clases de batería. Es cierto que muchas personas aprenden de forma autodidacta, pero empezar de cero sin saber nada de música puede ser muy complicado. Te recomendamos que vayas a clases por lo menos para entender la dinámica de aprendizaje y conocer el instrumento. Y si te lo puedes permitir, lo ideal es que contrates a un profesor particular de batería para practicar todas las semanas.

¿Dónde encontrar un profesor de batería? Nosotros te recomendamos Superprof.

Superprof es una página web en la que puedes buscar clases particulares de un montón de cosas (materias académicas, música, deportes, cocina, ocio...). Lo bueno es que hay profesores por todo el territorio español. Basta con que en el motor de búsqueda pongas de qué quieres recibir clases (batería) y en qué lugar.

Es un servicio de pago, tienes que registrarte y abonar el pase alumno para contactar con profesores. Te sale rentable porque una vez que te das de alta puedes contactar con tantos profesores como quieras y de cualquier materia. Imagínate por ejemplo que tienes que preparar el examen de inglés y quieres también empezar a tocar la batería. Con un solo pase puedes buscar los profes de inglés y los profes de batería que quieras, no hace falta que pagues dos veces.

Imagínate incluso que unas semanas después de empezar las clases de inglés y las clases de batería se te ocurre que puedes regalarle una clase de cocina vegana a tu amigo que está empezando en el veganismo. Pues puedes buscar profesores de cocina sin pagar nuevamente el pase.

En Superprof hay más de 600 profesores de batería repartidos por todo España. ¡Seguro que encuentras el profe perfecto para ti!

Las clases se imparten en la modalidad que tú prefieras: puede ir el profe a tu casa, puedes ir tú al local en el que profe imparte clases o puedes pedir clases online a través de webcam.

¿Cómo puedo mejorar con rapidez si me pongo al mando de los tambores?

Tienes que tener en cuenta que tocar la batería, la guitarra o la armónica, a fin de cuentas, es lo mismo.

Constancia, paciencia y motivación son los valores necesarios para alcanzar tus metas.

Por eso, como con cualquier instrumento, empezar a tocar la batería tiene que ser algo que te guste de verdad y no un arrebato o algo que te impongan. El placer de tocar es esencial, sobre todo cuando empezamos con un instrumento. Por eso, la motivación tiene que estar presente desde el principio, aunque siempre corramos el riesgo de perderla por el camino.

Disfruta tocando en tu tiempo libre.
Tener un grupo te puede ayudar a ganar soltura y practicar.

Pues bien, para evitarlo, lo mejor es centrarse en lo que te motiva para que, cuando te quedes sin ella, te puedas apoyar en eso para seguir progresando. Y para ello te recomendamos que hagas una lista. Hazla tras meditar 10 minutos, tras ir a correr, escuchando a un grupo de música, escribiendo o de paseo. Y si eso no es suficiente, aquí te dejamos algunos consejos del libro 100 Ways to Motivate Yourself  de Steve Chandler (que puedes encontrar en Amazon y otras tiendas de que venden libros):

  • Escoge un héroe o heroína, un modelo para guiarte.
  • Fíjate una meta alcanzable cada día.
  • Revisa tus hábitos.
  • Comparte tu motivación con los demás.
  • Cuéntate una pequeña mentira.

Además, para dominar las baquetas, te recomendamos que empieces con canciones para principiantes. Hazte una playlist de canciones para ir empezando y acabarás ganando tiempo durante el aprendizaje.

Del hard rock al jazz, pasando por el funk, puedes escoger el estilo musical que te apetezca para ir aprendiendo todas las técnicas y así encontrar tu estilo.

Aparte, fijarse objetivos y metas está bien, pero anunciarlo públicamente es mejor, porque así te obligarás a mantenerlo. Por ejemplo, entras en casa y le dices a los que estén allí: «a partir de ahora, haré un repaso de 10 minutos de lo básico cada día». De esta forma, los que te rodeen serán los encargados de recordarte tu tarea si te olvidas de ella…

Y aunque la rutina pueda parecer temible, es esencial para todos los músicos. Es la única manera de progresar. Solo repitiendo, repasando y siendo curiosos acabamos mejorando.

Por otro lado, no te olvides de organizar tu semana de batería, para no perderte ni una sola práctica. Recuerda que es mejor practicar un poco todos los días, incluso aunque sean 10 minutos, que dos horas una sola vez por semana. Y me dirás: «no siempre puedo estar con la batería». Y yo te diré que eso no es un problema: puedes practicar la batería sin el instrumento, de hecho hasta es recomendable. Por ejemplo, puedes trabajar con las baquetas y hacer redobles, practicar la sincronización mano derecha/izquierda, el tempo y el oído.

Los/las mejores profesores/as de Batería que están disponibles
Claudio
5
5 (14 opiniones)
Claudio
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Danilo
5
5 (4 opiniones)
Danilo
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (14 opiniones)
Pablo
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Nikolai
4.9
4.9 (7 opiniones)
Nikolai
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Alejandro
5
5 (15 opiniones)
Alejandro
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jorge
5
5 (5 opiniones)
Jorge
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pancho
5
5 (1 opiniones)
Pancho
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Mario
5
5 (6 opiniones)
Mario
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Claudio
5
5 (14 opiniones)
Claudio
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Danilo
5
5 (4 opiniones)
Danilo
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (14 opiniones)
Pablo
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Nikolai
4.9
4.9 (7 opiniones)
Nikolai
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Alejandro
5
5 (15 opiniones)
Alejandro
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jorge
5
5 (5 opiniones)
Jorge
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pancho
5
5 (1 opiniones)
Pancho
$15.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Mario
5
5 (6 opiniones)
Mario
$10.000
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Aquí vamos

Las ventajas del solfeo rítmico para un batería

Saber leer una partitura de batería le abre las puertas a un percusionista. Aunque muchos baterías son autodidactas y trabajan de oído o con tablaturas para aprender canciones (estas las encontrarás en páginas como 911Tabs), el solfeo rítmico tiene sus ventajas:

  • Comprender todas las partituras de batería.
  • Leer los métodos de batería y así mejorar.
  • Conocer las notas y su valor.
  • Visualizar los ritmos.
  • Reescribir el ritmo para no olvidarse de un fragmento de la composición.
  • Desarrollar la creatividad.
  • Comunicarse más fácilmente con otros músicos.

En las clases de música, el batería pasa inevitablemente por el solfeo rítmico. Pero no te preocupes, es mucho más sencillo de aprender que el solfeo musical. Por eso se suele decir que la batería es un instrumento fácil de tocar.

La caja, el bombo, los platillos... Componen un instrumento increíble.
¿Sabrías enumerar las partes de una batería?

Pese a que no existe una notación estandarizada en el mundo de la batería (por la personalización que puedes hacer en tu instrumento), hay un montón de fundamentos a los que puedes recurrir. Las notas del pentagrama no sirven tanto como notas, sino como símbolos para los distintos elementos de la batería.

Por ejemplo, la caja se representa en la tercera interlínea (empezando por abajo) y se marca con una nota negra con una plica ascendente. Por el contrario, el bombo está en la primera interlínea y se marca con una negra con la plica hacia abajo. Los tambores se marcan con negras en las distintas líneas y los platillos suelen ser cruces en la parte de arriba del pentagrama.

Además, el solfeo rítmico te permitirá tocar en grupo con mayor facilidad, sobre todo para hacer grabaciones en estudio. Por eso, no te olvides de esta posibilidad cuando empieces a aprender a tocar la batería. Recuerda que un batería nunca toca solo, siempre va acompañado de otros instrumentos. Por eso, es necesario que aprendas las bases del solfeo rítmico.

¿Con qué frecuencia hay que seguir practicando?

¿Cuánto tiempo hace falta para convertirse en batería?

Este suele ser uno de los interrogantes más habituales (y totalmente legítimos) de los principiantes. No obstante, aunque estemos en una escuela de música, con un profesor particular o de forma autodidacta, el trabajo es fundamental para mejorar.

Pero, ojo, para mejorar a la hora de tocar la batería, no basta únicamente con instalarse en el taburete y tocar un poquito allí y un poquito allá. La práctica tiene que ser consciente y ser una práctica deliberada.

¿Y eso qué significa?

La práctica deliberada significa salir de la zona de confort, de todas esas canciones que ya nos sabemos de memoria, para entrar en la zona del aprendizaje. Esa zona en la que no nos sentimos cómodos. Nos referimos, por ejemplo, a aumentar la velocidad del metrónomo, a acelerar los golpes del pie derecho, a tocar con doble pedal, etc.

Aprende con perseverancia y dedicación.
La práctica y la constancia son esenciales a la hora de aprender a tocar un instrumento.

Lo importante es concentrarse únicamente en un elemento técnico que queramos mejorar durante 20 o 30 minutos. De esta manera, mientras lo hacemos, tenemos que observarnos y evaluarnos para ir corrigiendo nuestros errores. Con diez mil horas de práctica deliberada, podrás convertirte en un maestro de la batería a nivel internacional. Eso es lo que dicen que hay que dedicarle a cualquier cosa en esta vida para dominarla: diez mil horas.

¿Esta cifra te abruma un poco? No te preocupes, puedes dividirla por dos o por tres y aun así seguirás siendo un buen batería. La lección que hay que sacar de esto es que hay que trabajar todos los días, aunque sean solo 15 minutos de práctica. A ver, en un cuarto de hora no tendrás tiempo de hacerlo todo, pero podrás practicar una cosa o dos en concreto. Si quieres cubrirlo todo, no obstante, una buena sesión de batería debe durar una hora. Intenta hacer dos o tres sesiones de una hora por semana para calentar el cuerpo y el cerebro, trabajar nuevos aspectos y aplicarlos con una nueva canción.

¿Buscas otros consejos para seguir avanzando en batería?

Definiciones útiles para un batería principiante

El vocabulario de la batería también es importante y forma parte de tu aprendizaje del instrumento.

¿Qué es el timbre de la caja?

El timbre es una banda de hilos metálicos trenzados que están bajo la caja. El timbre toca la membrana inferior cuando se pone en tensión.

Beneficios de tocar la batería

Tocar la batería te aporta más beneficios que aprender a tocar un instrumento en sí. Es innegable la satisfacción que nos produce avanzar y ver que la práctica da sus frutos. Además cuando tocamos un instrumento entramos en un mundo paralelo en el que estamos en concordancia y armonía con nuestro instrumento y con nosotros mismos. Solo aquellos que tocan un instrumento saben lo que es esta sensación.

Como aprender a tocar bateria
¿Has visto algún concierto de batería con agua y con colores? Foto de Isaiah Colson.

Además, tocar la batería también tiene otros beneficios a nivel físico y mental:

  • Desarrolla la creatividad: la mente del músico es una mente creativa que busca la creación de nuevos ritmos.
  • Mejora la coordinación: la batería exige una coordinación de todo el cuerpo, por lo que para tocar bien la batería tenemos que tener buena coordinación, lo que se mejora con la práctica.
  • Incrementa la concentración: tocar un instrumento exige concentración. La concentración es también un aspecto que se ejercita y que cuanto más lo hagamos más facilidad adquirimos.
  • Mejora la condición física: cuando tocas la batería estás realizando ejercicio. La batería es de los instrumentos más físicos que hay, ya que demanda mover rápidamente todas las partes del cuerpo.

¿Qué otros beneficios dirías que te ha aportado tocar la batería? Puedes compartir tu experiencia en comentarios.

>

La plataforma que conecta a profes particulares y estudiantes

1ª clase gratis

¿Te gustó este artículo? ¡Puntualo!

5.00 (2 nota(s))
Loading...