«Siete veces en el suelo, ocho veces en pie» - Proverbio japonés

Aprender japonés puede requerir mucho esfuerzo. Aunque hablarlo es bastante accesible para un hablante de español, escribirlo es un auténtico quebradero de cabeza. Como sabrás, el japonés no tiene un sistema de escritura único como el alfabeto latino, sino tres alfabetos silabarios: el hiragana, el katakana y los kanji.

Si has decidido aprender japonés por tu cuenta desde casa, necesitarás un poco de apoyo, sobre todo si quieres centrarte en el lenguaje escrito.

En este artículo, te damos los mejores consejos para aprender el sistema de escritura japonés. Además, podrás obtener ayuda de uno de nuestros profesores de japonés si no puedes hacerlo por tu cuenta.

Empezar con los hiragana y los katakana

aprender hiragana
¡Empieza por lo más fácil para no desanimarte!

Hay 46 hiragana y 46 katakana.

Los hiragana son los símbolos que se utilizan para escribir japonés en el lenguaje cotidiano. Se suele empezar con ellos a la hora de aprender la escritura japonesa (incluso los niños japoneses comienzan con los hiragana).

Los katakana se utilizan solo para transcribir palabras extranjeras. Por lo tanto, el nombre de un país o una ciudad se escribirá en katakana y no en hiragana.

En ambos casos, los caracteres no se corresponden con una letra (a, b, c, d…) sino a una sílaba (ke, se, re…). Por ejemplo, la palabra «gato» se dice neko en japonés. Se necesitan cuatro letras en español para escribirlo, pero solo dos caracteres en japonés. Las únicas «letras» que existen son las vocales a, e, i, o, u.

Cada sílaba del silabario hiragana tiene una sílaba del katakana equivalente.

Con respecto a los kanji, hay que saberse 2000 para poder leer un periódico japonés... Así que reserva este aprendizaje para más adelante y comienza con los 46 caracteres hiragana, más fáciles de recordar, y después con los 46 caracteres katakana para no desanimarte.

Imprimir las tablas de los kana

La buena noticia es que no es necesario comprar ningún libro en particular para comenzar a aprender los alfabetos japoneses, ya que en Internet podrás encontrar fácilmente las tablas de los hiragana, los katakana y los kanji.

Te recomendamos que las coloques donde pases tiempo en casa: en el baño, junto al espejo del baño, en la cocina...

Lo ideal es elegir una tabla que indique el orden del dibujo, que es de gran importancia en la realización de un kana japonés. Ten a mano también un cuaderno a cuadros para practicar la escritura reproduciendo los kana y aprender a formarlos.

Aprender los kana por línea

Los ideogramas japoneses se clasifican por líneas en las tablas. Cada línea está dedicada a una vocal:

  • A: N, Wa, Ra, Ya, Ma, Pa, Ba, Ha, Na, Da, Ta, Za, Sa, Ga, Ka, A.
  • E: Re, Me, Pe, Be, He, Ne, De, Te, Ze, Se, Ge, Ke, E.
  • I: Ri, Mi, Pi, BI, Hi, Ni, Chi, Ji, Shi, Gi, Ki, I.
  • O: Wo, Ro, Yo, Mo, Po, Bo, Ho, No, Do, To, Zo, So, Go, Ko, O.
  • U: Ru, Yu, Mu, Pu, Bu, Fu, Nu, Zu, Tsu, Zu, Su, Gu, Ku, U.

Aprender la escritura japonesa por línea te permitirá tener un punto de referencia, como cuando aprendes los verbos irregulares en inglés agrupándolos por sonido o por una forma similar (cut, cut, cut, drive, drove, driven, become, became, become...).

Tomarte tu tiempo para aprender el alfabeto japonés

Cuando empiezas a aprender un idioma extranjero, tiendes a querer saberlo todo rápidamente: palabras japonesas, cultura japonesa, caligrafía, pronunciación...

Sin embargo, cuando comemos mucho, al estómago le cuesta hacer la digestión y el hígado se sobrecarga. Lo mismo ocurre con el cerebro. Si lo alimentas demasiado, digerirá mal la información.

No te saltes los pasos. Si abarcas demasiado, corres el riesgo de no memorizar nada y, por lo tanto, te desanimarás. Y eso sería una pena, ¿no crees?

Nuestro consejo: aprende 5 nuevos hiragana todos los días o cada dos días según tu horario y repasa el grupo al final de la semana antes de aprender otros nuevos la semana siguiente.

Con este método, asimilarás de forma duradera los hiragana y los conocerás todos en poco más de dos meses.

Aprender a escribir al mismo tiempo que a leer

trucos aprender japones
¡Un poco de imaginación para memorizar los caracteres japoneses!

No se puede aprender a leer japonés sin aprender a escribir. Memorizarás mucho mejor si combinas la memoria visual con la memoria cinestésica (reproduciendo el carácter).

Usa tu cuaderno a cuadros para ello. Un kana se dibuja en un cuadro de 4 cuadrados pequeños, el punto de unión de estos 4 cuadrados representa el centro del dibujo. Es una técnica que los alumnos japoneses de primaria usan para aprender a escribir equilibrando las diferentes líneas.

Un consejo: aprovecha para añadir líneas de varios colores para hacer un dibujo que te ayude a memorizar mejor el hiragana.

Por ejemplo, し(shi) parece el cabello de una mujer o ふ (fu) recuerda al monte Fuji.  Solo tienes que imaginar en qué te hace pensar cada kana. Deja fluir tu creatividad, el objetivo es facilitar tu aprendizaje.

Ser constante en el aprendizaje del alfabeto japonés

Lo ideal es dedicar 15 o 20 minutos al día a aprender los hiragana. Este es probablemente el consejo más importante, el que te servirá durante todo tu aprendizaje del japonés (e incluso durante cualquier aprendizaje).

¡Sé constante! Al dedicar al menos 15 minutos al día, al principio o al final del día, a aprender, repasar y reescribir los kana, progresarás rápidamente y sobre todo fijarás tus conocimientos a largo plazo.

Ponte música para estudiar si eso te ayuda a concentrarte o te permite relajarte. Un aprendizaje diario será mucho más efectivo que un aprendizaje apresurado de una o dos horas los fines de semana.

Seguro que ya has hecho esto alguna vez para algún examen. Resultado: unos días después, habías olvidado la lección que habías aprendido rápidamente. Una mala solución cuando quieres progresar y aprender a hablar, leer y escribir japonés.

aprender alfabeto japones
¡Afila bien tu lápiz y practica!

Repasar por la noche antes de acostarte

Según el profesor de neurociencia Robert Jaffard, existe un fuerte vínculo entre la memoria y el sueño.

«De antemano, el sueño prepara al cerebro para aprender. [...] Posteriormente, consolidará la memoria de este aprendizaje para convertirlo en un recuerdo estable y duradero».

Pero eso no es todo: «Durante mucho tiempo, se pensó que el sueño solo fijaba los recuerdos recién formados tal como eran, mientras los reforzaba, de ahí el término consolidación. Ahora sabemos que transforma ‘de forma inteligente’ su contenido para hacerlos más efectivos. Cabe destacar que el cerebro dormido ordena la información memorizada, que guarda (o elimina) en función de su uso futuro. La incorpora a los recuerdos preexistentes, lo que permite enriquecer y estructurar los conocimientos. Concretamente, se establece que una noche de sueño proporciona la solución a un problema, afina el conocimiento topográfico [o] mejora la memoria de las ‘cosas’ por hacer (planificación)».

Por lo tanto, si puedes repasar los kana antes de acostarte releyendo las tablas, por ejemplo, y ocultando la pronunciación, podrás memorizar y asimilar mejor los conocimientos del día.

Además, antes de dormir, el cerebro suele estar más reposado y tranquilo (como cuando te despiertas), lo que te garantiza una mayor atención y concentración y, por tanto, una mejor memorización.

Practicar con regularidad escribiendo y leyendo en japonés

Para una mejor asimilación, no dudes en seguir aprendiendo en tu tiempo libre, ya que te será más fácil aprender japonés si añades algo de diversión. Aprenderás más sobre la tierra del sol naciente, su gramática y su cultura incorporando el japonés a tus hábitos.

¿Te gusta el manga? Ahora que conoces el hiragana y el katakana, podrás leer las transcripciones (de derecha a izquierda) de tu manga favorito. Aunque no lo entiendas todo, empezarás a comprender el significado de muchas palabras y a acostumbrar tu cerebro a pensar en japonés.

Si no te gusta leer manga, puedes sustituirlo por una revista, un libro o incluso una serie o película japonesa. En estos dos últimos casos, activa los subtítulos en japonés para mezclar lo útil con lo divertido.

Finalmente, olvídate de escribir con el alfabeto latino. Ahora tendrás que hacer el esfuerzo de escribir en kana para mejorar tus conocimientos y destreza.

Repetir el mismo proceso con los kanji

como aprender los kanji
¡Aún queda un poco de trabajo por hacer!

Hablar japonés con fluidez también implica saber leer y escribir los kanji. Es algo totalmente diferente, ya que hay 2000 y son más complejos de asimilar. Pero ahora que has adquirido la constancia y el método, ¡nada podrá pararte! ¿Por qué no echas un ojo en YouTube para aprender más rápido?

Entonces, ¿cuándo empiezas?

¿Necesitas un/a profe de Japonés?

¿Te gustó este artículo?

0 voto(s)
Loading...

Leyla